Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Hoy voy a contaros qué ver y hacer en Amarante en una escapada corta. Llevo unos días diciendo que nosotros pasamos un fin de semana de este mes en Amarante y no mucha gente sitúa esta localidad en el mapa. La clave radica en decir que es en donde se encuentra el parque acuático del norte de Portugal. O que queda a apenas veinte minutos de Penafiel, que así por el nombre igual también es difícil de ubicar pero que ya suena más cuando recordamos que acoge el parque de atracciones que los gallegos tenemos más cerca, Magikland, y que, aunque no es muy grande, es ideal para los más peques porque pueden montar en casi todo y no hay colas kilométricas.

Nosotros fuimos hace dos años a Magikland y los comandantes se lo pasaron genial. Fue viaje de ida y vuelta en el mismo día y no llegamos a Amarante, un lugar que teníamos fichado de cara al próximo verano pero al que no teníamos pensado ir no precisamente en enero. Nos decidió un viaje promocional de Turismo Porto e Norte y la verdad es que nos sorprendió muy gratamente y desde luego lo recomendamos para pasar un fin de semana.

El núcleo de Amarante lo constituye el restaurado puente medieval que cruza sobre el río Támega y que comunica la pintoresca Rúa 31 de Xaneiro con el casco histórico, dominado por la iglesia y el monasterio de San Gonzalo.

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Los vecinos homenajean a su patrón en junio y en enero y nos coincidió vivir parte de las celebraciones. Una de las tradiciones más curiosas es la de degustar dulces y panes fálicos, que se mostraban tanto en los escaparates de los establecimientos de la ciudad (nosotros probamos los de Padaria Pardal) como en los puestos ambulantes y que, según la tradición, regalan los mozos a sus enamoradas. Aquello de ser sutiles se ve que no se lleva por estos lares y se vincula tanto al poder casamentero del santo en el ámbito de la Iglesia católica como a ritos paganos anteriores ligados a la fecundidad. Sorprende también que, a pesar de la devoción, resulte que San Gonzalo realmente no sea santo, sino beato.

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante un fin de semana

Los dulces fálicos, conocidos como ‘caralhinhos de São Gonçalo’ o directamente como ‘colhoes’, no son los únicos célebres en Amarante. Subiendo una escalinata pegada a la iglesia, nos encontramos con otro convento, el de San Domingo, y más arriba, el de Santa Clara, hoy convertido en biblioteca. Fue la expulsión de las clarisas la que propició que se popularizase la fabricación de dulces de yemas de huevo. Los vecinos no estaban dispuestos a perder la tradición y le dieron continuidad al obrador conventual en sus propias casas. No es de extrañar, pues, que la localidad esté repleta de pastelerías. La más antigua es la Confeitería da Ponte. En ella tuvimos la oportunidad de ser testigos de la fabricación artesanal de las especialidades locales, que tienen nombres tan sugerentes como Papos de Anjo, Brisas do Támega, São Gonçalo, Foguetes o Lérias (los únicos que no se elaboran con yema de huevo).

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Además de sus exquisiteces gastronómicas, Amarante presume de ser cuna de escritores, pintores y otros personajes ilustres de la cultura portuguesa. Eso nos permite, por ejemplo, poder revivir las tertulias de antaño en el Café São Gonçalo sentándonos a la vera de la estatua de bronce del escritor y poeta Teixeira de Pascoaes.

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

También podemos disfrutar de una notable colección de arte contemporáneo en el Museo Amadeo de Souza-Cardoso, precursor del modernismo portugués y del que se exponen algunas obras. Famosas son también dos figuras de madera conocidas como Los Diablos de Amarante. El museo ocupa uno de los claustros del convento de San Gonzalo.

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Por supuesto, en el apartado de qué ver y hacer en Amarante no puede faltar un paseo a orillas del Támega.

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Otros reclamos son sus calles empedradas, la iglesia de San Pedro y el Solar dos Magalhães, edificación en ruinas construida en el del siglo XVI e incendiada por las tropas francesas en 1809.

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Nosotros nos alojamos en el Hostel des Arts. Nuestra habitación, familiar, tenía un balcón hacia el Támega y tuvo gran éxito entre los comandantes por sus literas abatibles (tanto que increíblemente no echaron de menos la ausencia de televisión). Muy céntrico, cuenta con un amplio párking gratuito y costaba 87 euros en Booking con desayuno.

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Cenamos cabrito, especialidad muy típica de la zona, en la popular y pintoresca Taberna do Coelho, a unos cinco kilómetros de Amarante.

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Para completar este qué ver y hacer en Amarante os vamos a contar que, callejeando, nos llamó la atención la Adega Kilowatio, donde nos decidimos a tomar un vinho verde sólo por disfrutar de ese aire de taberna-ultramarinos tradicional. El contrapunto lo puso una tienda de palomitas gourmet de todos los sabores. Como lo oís (y no descartéis que pronto lo veamos por aquí porque parecía pertenecer a una cadena).

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

Qué ver y hacer en Amarante en un fin de semana

El viaje desde Santiago lleva dos horas y media por autopista. El peor trago, sí, es pagar el peaje: 24 euros por trayecto (enero 2018). Pero ya veis que, una vez allí, hay bastante qué ver y hacer en Amarante y que puede ser buena idea prolongar la estancia si vais al parque acuático. Recordad que Magikland queda muy cerquita y la maravillosa Oporto a cuarenta minutos.

¿Conocéis Amarante y queréis hablarnos de vuesta experiencia? ¿Nos recomendáis algún otro lugar cercano? Agradecemos todos los comentarios y, si os interesa, que compartáis y nos sigáis en Facebook (https://www.facebook.com/antonautasnaiagosfera/) o Instagram (https://www.instagram.com/antonautasnaiagosfera/).

Fan Square: cómo disfrutar ese día de compras en Coruña

Hoy os vamos a contar un secreto: cómo aprovechar al máximo e incluso disfrutar de esos días grises reservados a hacer por fin el recado pendiente en Marineda City (o, dicho de otro modo, lo que viene siendo ir a Ikea si eres de Santiago, ¿a qué sí?). A nosotros nos tocó cumplir el pasado sábado, en que la lluvia nos chafó la visita al Monte Pindo. Y, ya puestos a ir a Coruña, como buenos picheleiros nos planteamos pasar allí el día. La buena noticia esta vez fue que no tuvimos que rompernos la cabeza para elegir en dónde comer o a dónde llevar a los niños gracias a la invitación de Fan Square para conocer sus instalaciones. Todo un descubrimiento para nosotros, basta decir que pasamos allí ¡siete horas!

Fan Square. Marineda CityFan Square es un parque infantil ubicado al fondo de la Zona Kids de Marineda. Es espacioso y luminoso y lo que a nosotros más nos gustó es que cuenta también con cafetería y restaurante, desde el que se ve la zona de juegos a través de unas enormes cristaleras.

Fan Square. Marineda City

Fan Square. Marineda City

Fan Square en Marineda City

Nosotros llegamos para comer y optamos por el menú infantil (hamburguesa, pasta, pollo o pizza, más helado, natillas o fruta y agua o zumo), que puede combinarse con tres horas de juego por 8,95 euros en total. Los comandantes se pidieron las hamburguesas ¡que tenían pan de colores! y nosotros nos decidimos por unos taqueños, langostinos a la gabardina, ensalada y pizza. La carta incluye también algunos platos de pasta y carne a precios razonables.

Fan Square en Marineda City

Después, mientras los padres nos fuimos a hacer los recados, los comandantes se quedaron jugando supervisados por los monitores. Si fuesen niños menores de tres años, deberían estar acompañados. Yo tengo que confesar que dejarlos en Fan Square durante tres horas me parecía mucho tiempo pero ¡a ellos les pareció que volvimos demasiado pronto! El parque está dividido en varias zonas, que incluyen pistas deportivas, parque de bolas para los más pequeños y uno de toboganes gigantescos, hinchable, camas elásticas, grandes bloques de construcción, espejos deformantes, zona de videojuegos, de manualidades, de maquillaje…

Fan Square en Marineda City

Una de las que cosas que más nos gustó de Fan Square, porque la disfrutamos los cuatro, fue la zona Lego, con varias mesas y paneles para poder construir encima y toda una pared con recipientes de los que coger las piezas (que me dieron una idea de decoración para cuando me toque la Primitiva).

Fan Square en Marineda City

Fan Square en Marineda City

Las instalaciones de Fan Square se completan con algunas actividades de pago, como la columna de rocódromo (reservada a cumpleaños y a mayores de siete años), los simuladores (1 €) o el llamado Wipe Out, un hinchable en el que hay que saltar una barra y evitar caerse para no ser eliminado (2 €, mayores de cinco años).

Fan Square. Marineda CityFan Square. Marineda City

Además, alrededor de las 19:30 comenzó la animación con juegos y bailes. Es una propuesta que se engloba en los cumpleaños pero todos los niños que se encuentren en el parque pueden sumarse.

Fan Square. Marineda City

Los cumples tienen una área reservada para el momento de la tarta. Las celebraciones incluyen ¡la comida! o la merienda, tres horas de juegos con monitor, un regalo y uso del parque por tiempo ilimitado. En la parte superior, hay otra zona de fiesta con luces de discoteca destinada a los aniversarios de niños a partir de nueve años y que nos llamó mucho la atención porque cuenta con barra de cócteles y mesas altas para picotear. También el horario de celebración es curioso: de nueve a doce de la noche.

Fan Square. Marineda City

Fan Square. Marineda City

Los nuestros salieron a regañadientes a las nueve de la noche y tuvieron la suerte de despedirse con helado y una vuelta en el tiovivo (también de pago: 1,5 €). Así no es de extrañar que, aún antes de llegar al coche, ya estuviesen preguntando cuándo pueden volver. Reconozco que tuve malos pensamientos: por 7,90 € los peques pueden divertirse en Fan Square todo el tiempo que quieran y si tenemos en cuenta que algunos días abre de doce a doce… Mejor no pensarlo jaja.

Fan Square. Marineda City.

Fan Square. Marineda City

.

Si queréis más información de Fan Square, no os olvidéis de consultar su página. ¿Qué os parece? ¿Vosotros conocéis Fan Square? ¿Queréis hacernos vuestras recomendaciones para pasar el día en Coruña?

 

 

 

 

Qué hacer en verano con niños: doce propuestas antonáuticas

España es uno de los países en los que las vacaciones escolares de verano son más extensas. Los padres, sin embargo, no gozan de un período tan amplio, por lo que se hace difícil conciliar. Además, con tantos días y tan largos por delante, muchos padres se plantean qué hacer en verano con niños para mantenerlos ocupados y, a mayores, sacar el máximo provecho de este tiempo libre de forma que participe y disfrute toda la familia. Estas son nuestras propuestas:

1. Campamentos urbanos. Esta es la solución más socorrida (y habitualmente más barata) para conciliar. Los más económicos suelen ser los municipales y/o organizados por Ampas. Mantienen el horario del cole, pero cambian las tareas escolares por juegos, manualidades, deporte… es decir, un cóctel de actividades de ocio. También hay un montón de campamentos temáticos que abarcan los gustos de todos los niños: deportivos (náuticos, hípicos, campus de baloncesto, fútbol, hockey…), de idiomas, creativos y artísticos, de cocina, de informática y robótica, en granjas para cuidar animales y huertos… La gran mayoría están dirigidos a chavales escolarizados, es decir, mayores de tres años. Lo difícil es encontrar para niños más pequeños. En Santiago, My Two Hands admite a niños de dos años. También se complica la cosa cuando necesitamos cubrir horario de tarde o si hablamos de agosto. Una opción para solucionar este último problema es la que ofrece ARC Os Tilos.

2. Fiestas. ¡Qué estamos en verano, chicos! y otra cosa igual no, pero fiestas en Galicia tenemos para dar y tomar: populares, patronales, tradicionales, gastronómicas… Lo habitual es que tengan previstas actividades para niños y en cualquier celebración que se precie (fíjaos en las de los barrios) no faltan hinchables, juegos y talleres. También es frecuente que se dedique una jornada específica a los chavales dentro de las fiestas y hasta las atracciones de feria tienen su Día del Niño con descuentos en los billetes. Proponemos para este próximo finde echarle un vistazo a los programas de la Rapa das Bestas de Sabucedo, la Festa do Festa do Carneiro ó Espeto en Moraña o la do Polbo en Mugardos.

Cartel Rapa das Bestas de Sabucedo 2017. Qué hacer en verano con niños

3. Ferias temáticas. Sean indianas, romanas o medievales, en las ferias temáticas no falta tampoco la zona y/o las actividades orientadas al público infantil. La XII Feira Medieval de Padrón, la Feira Franca Medieval de Betanzos o el Ribadeo indiano se celebran este fin de semana.

Feira Medieval de Padrón. Qué hacer en verano con niños

4. Día do Neno. Siguiendo la estela de la Festa dos Maiores, muchísimos Concellos gallegos celebran el Día do Neno y suelen hacerlo durante el verano. A nosotros nos encanta el de Frades, que tiene como marco la piscina de Papucín y cuenta con hinchables dentro y fuera del agua, juegos, merienda, actuación, trenecito… Este año se celebra el próximo sábado, día 8.

Día do Neno en Frades. Qué hacer en verano con niños

5. Festivales. Ya los hay orientados exclusivamente a familias. Un ejemplo es el Festival do Estío de Vilagarcía, que en la segunda edición llevada a cabo este año alcanzó las cuatro jornadas de espectáculos. Pero no hay que perder de vista los grandes festivales. El Resurrection Kids es la alternativa infantil del festival heavy por excelencia, el Resurrection Fest de Viveiro, con zonas de acampada específica para familias y tardes de actividades e incluso un campamento con pernoctación para chavales de entre 3 y 12 años. También tiene espacio para niños el SInSal de la isla de San Simón, que se celebrará del 21 al 23 de julio. O el Festival de la Luz, que promueve la cantante Luz Casal en Boimorto del 8 al 10 de septiembre.

Resurrection Kids. Qué hacer en verano con niños

6. Museos. Aunque en principio el plan pudiese parecer un poco tostón, contamos con un ciento de museos didácticos que les encantan a los niños. En este apartado no pueden faltar los Museos Científicos coruñeses -acuario, domus y planetario- o el Muncyt. En Santiago, podemos programar una visita al Museo Pedagóxico de Galicia (Mupega), que además tiene entrada gratis, y al Museo de Historia Natural en el Parque de Vista Alegre, gratuito el primer miércoles de mes. Y tenemos que estar atentos a las actividades que muchos museos programan para niños: el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC) desarrolla este mes de julio talleres de plástica y de creación audiovisual; la Cidade da Cultura vuelve a ofertar sábados de observación astronómica o su festival Cidade Imaxinaria, una jornada entera de actividades en familia que este ano se celebrará el sábado 19 de agosto. Y, como novedad, presenta Unha noite no bosque, unha iniciativa que se llevará a cabo los viernes 7 y 14 de julio y 19 y 26 de agosto, que permitirá a chavales de entre 10 y 13 años acampar en el monte Gaiás.

Unha noite no bosque. Cidade da Cultura

7. Descubre zonas verdes, parques infantiles, cascadas, playas fluviales… ¿Y por qué no aprovechar estos días para conocer sitios nuevos? Los de las fiestas, festivales y ferias de los que hablábamos antes o incluso en el lugar en el que vivimos. Santiago es la ciudad de Galicia con más metros de zona verde por habitante y tiene varias decenas de parques infantiles. Ahora puedes dedicarte a explorar los que no conoces, nosotros te mostramos siete de nuestros preferidos. O los paseos fluviales del Sar y el Sarela o incluso darte un chapuzón en la playa fluvial de Chaián. Y, si quieres cambiar de aires, hay apuestas seguras como el interminable parque de A Canuda en Salvaterra de Miño -con zona infantil gigantesca, parque de tráfico, lago… a orillas del Miño-, la aldea grobbit de A Toxa o el Parque dos Sentidos de Marín. Entre nuestros últimos ‘descubrimientos’ se encuentran la Fervenza de Castriz, en Santa Comba, y la playa fluvial de A Carixa, en Merza. 

8. Hacer un viaje. Sólo hay que intentar compaginar intereses y visitas de padres y niños e intentar mantener un cierto orden en las comidas y los horarios. También conviene hacer acopio de artilugios que distraigan a los peques en las esperas. Seguro que más de uno estáis pensando en aparatos con pantalla pero a nosotros nos funcionan mucho las piezas de montar estilo Plus Plus, juegos de lógica y, por supuesto, una libreta y pinturas. Lo importante es que los juegos que lleves ocupen poco y entretengan mucho. Si no te gusta demasiado planificar, tienes la opción de recurrir a viajes organizados. Cada vez más agencias se especializan en familias e incluso ofrecen viajes para singles con niños.
En estos últimos años, nosotros hemos descubierto que no hay que entrar en todos los museos e iglesias de una ciudad que luego no sabremos identificar; que se conocen y viven mejor los lugares con más calma. Y yo en concreto voy haciéndome a la idea de que para que unas vacaciones tengan éxito conviene incluir en el programa parques temáticos y acuáticos. Y a lo que de verdad que le he cogido gustillo es al turismo de parques infantiles. Entre los que me han encantado citaré, por ejemplo, el de Gulliver en Valencia o el de las Familias en Almería.

9. Leer. Ahora es el momento de leer por placer y no por obligación y es algo, además, que puede hacerse en cualquier lugar, llueva o haga calor, y qué gran idea nos parecen las biblioplayas y bibliopiscinas. Buceando por internet podemos encontrar infinitas recomendaciones de títulos por edades o gustos. En literatura en gallego, qué os parece acercaros a la obra de María Victoria Moreno, a quien se le dedicará el Día das Letras en 2018, o incluso a su figura leyendo el título dedicado a ella por Urco dentro de su colección Mulleres Bravas da nosa historia. O celebrar con Alvarellos sus cuarenta años de historia y leer ‘Queres ler un libro comigo?, su primera incursión en la literatura infantil. En nuestro rincón de la Iagosfera también está teniendo éxito la colección de mini clásicos de Embora y todavía tenemos pendiente desde el cumpleaños del comandante mayor el ‘Oliver Twist’, publicado por Baía Edicións en la colección Grandes Clásicos Adaptados.

María Victoria Moreno. Mulleres bravas da nosa historia

10. Cocinar. Otra opción para un día pocho o en el que por lo que sea no podemos salir o nos apetece quedarse en casa es la de hacer manualidades pero, como nosotros no somos nada manitas, preferimos los batidos, los helados de polo, las palomitas de maíz… sí, cosas muy facilitas.

11. Jugar. Por supuesto. Hacer y perseguir pompas de jabón, volar una cometa, construir castillos de arena, buscar cangrejos entre las rocas, andar en bici… Este es el momento.

12. Aburrirse. Son muchos los estudios que señalan que, en un mundo tan cargado de estímulos como el nuestro, es muy conveniente que los niños de vez en cuando no tengan absolutamente nada que hacer. Aunque lo cierto es que ninguno se queda quieto pensando en las musarañas y enseguida busca ocupación acudiendo al recurso de su propia creatividad. Seguro que, como  nosotros, estáis descubriendo las mil potencialidades de un palo, una piedra, una concha…

Esperamos que os hayan gustado nuestras propuestas sobre qué hacer en verano con niños y os animamos a contarnos las vuestras. ¿A dónde vais, qué hacéis, cómo jugáis?

‘El sombrero de la reina’: visita Londres con Steve Antony

En casa de los Antonautas se ha impuesto el hábito de leer un cuento en inglés todas las noches, a ver si mamá de una vez por todas le va cogiendo el tranquillo al idioma. Con esta nueva costumbre, ha llegado a nuestras manos un libro que nos ha sorprendido muy gratamente: ‘El sombrero de la reina’, editado por Bruño. Tanto nos han gustado el texto y sobre todo las ilustraciones, magníficas y muy divertidas, que nos ha llevado a interesarnos por la figura de su autor, Steve Antony. De él hemos leído que es la promesa de la literatura infantil británica aunque, después de saber que también es el creador del afamado ‘Por favor, Mr. Panda’ o de ‘El monstruo encapuchado’, a nosotros nos parece que tiene superada esa etapa de «promesa» y es ya un autor más que consolidado.

El monstruo encapuchado, de Steve Antony. Antonautas na Iagosfera

‘El sombrero de la reina’ fue la primera obra de Steve Antony. Con ella ganó el Premio Oscar First Book. Bruño la presenta en edición bilingüe y ofrece también la posibilidad de escuchar el audio con un enlace que aparece en la contraportada, algo que nos viene de perlas a los estudiantes de inglés. Pero, además, nos ha encantado porque, persiguiendo el sombrero, tanto la reina como su guardia real nos llevan de viaje por Londres y nos muestran algunos de sus lugares más emblemáticos como Buckingham Palace, el London Eye, el Big Ben o la Tower Bridge. Los comandantes no se pierden detalle de las ilustraciones y cada vez encuentran algo nuevo que comentar. Echadle un vistazo al vídeo, a ver qué os parece a vosotros.

Por lo que hemos visto buceando en internet, la saga de la reina continúa en ‘The Queen’s hanbag’. Creemos que no se ha editado todavía en España pero igualmente se nos ha metido entre ceja y ceja porque esta vez, la reina, intentando recuperar su bolso, nos lleva por algunos de los lugares más conocidos de Gran Bretaña como Stonehenge o Edimburgo. Si alguien quiere hacernos un regalo… 🙂 ¿Vosotros conocéis algún otro título de Steve Antony? Nosotros ya lo incluímos en nuestra categoría de ilustres junto a nuestro admirado Eric Carle, al que le rendimos homenaje en un post reciente en el que te hablamos de varios de sus cuentos.

Nuestros primeros Premios Liebster!!! Parte 1

Hace ya unos días que recibimos dos nominaciones a los Premios Liebster por parte de Mira todo lo que hay fuera y Las enanas en ruta. Nos hizo muchísima ilusión que se fijaran en nuestras publicaciones y nos quisieran conocer algo más, pero nos pillaron en plena migración del blog y ante un inmediato viaje a Suiza, por lo que hasta ahora no hemos tenido tiempo de contestar.

Los Premios Adwards son premios que otorgan unos blogueros a otros para ayudarles a visibilizar su blog e implica contestar a una serie de preguntas que te hacen quienes te lo conceden (normas Liebster Adward). En este post vamos a responder a las preguntas que nos dejó Mira todo lo que hay fuera , a quienes les agradecemos de verdad un montón que se acordaran de nosotros.

Allá vamos.

¿Por qué te animaste a escribir un blog? 

Para compartir nuestras experiencias viajeras, ya que siempre he sido asidua lectora de revistas de viajes y ahora de blogs. Me parece una información muy útil la que ofrecen otras personas con inquietudes y presupuestos parecidos a los nuestros. Por supuesto, y siendo muy poco original, quería rebatir eso de que con niños hay que quedarse en casa.

¿De qué trata?

Mi intención inicial era hablar de lugares a los que vamos, no sólo lejos sino también en nuestra ciudad y alrededores. He visto, no obstante, que las agendas de ocio tienen mucho tirón y por eso decidí hacerme eco de actividades, espectáculos, fiestas tradicionales y gastronómicas, ferias… La tercera temática del blog es la de literatura infantil; recomiendo lecturas que les gustan a nuestros niños.

¿Qué tipos de viajes te gusta hacer?

Nos gusta todo: playas, ríos, montañas, ciudades, parques temáticos… y, de momento, siempre hemos organizado los viajes en familia por nuestra cuenta. Además de que son más caros, siempre me han agobiado las visitas y los tiempos marcados en los viajes organizados. Con los niños, por ahora nos hemos limitado a destinos cercanos.

Cinco cosas de tu ciudad que más te gustan

1. Santiago de Compostela es una meta de peregrinaje súper conocida. Me gusta que esté ligada al Camino y creo que los peregrinos, si distinguimos entre viajeros y turistas, se acercan más a los primeros.

2. Su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad. Y no por capricho. Rúas empedradas, soportales…

3. Es la ciudad gallega con más metros de zona verde por habitante. Tiene parques espectaculares como Bonaval, Finca do Espiño, Finca de Vista Alegre…

4. Tiene muchísimos parques infantiles, 57 según la web del Concello.

5. Se programan muchisimas actividades culturales. Creo que la oferta de ocio infantil es muy reseñable para una ciudad de su tamaño y hay que señalar que la mayoría de las actividades son gratuitas.

Lo mejor y lo peor de viajar es… 

Necesito viajar para desconectar. Me encanta ver otros paisajes y edificios, conocer otras culturas y costumbres, probar otras comidas… Y también poder vivir esas experiencias en familia.

Lo que llevamos peor, desde que tenemos a los niños, es nuestra incapacidad para comunicarnos porque la verdad es que andamos muy justitos y tenemos miedo de que ocurra un accidente o sufran alguna enfermedad.

Si te tocara un viaje gratis ¿adónde irias?

Jajaja. Ojalá. Pues no lo sé. A cualquier sitio. Quizás elegiría algún país del sudeste asiático: Myammar, Tailandia, Indonesia, Filipinas… Vietnam me encantó. Si le hacemos caso a Santi, el papá, nos iríamos a Nueva Zelanda.

¿Viajar solo o acompañado?

He viajado muchas veces sola y me ha dado la oportunidad de conocer a gente excepcional. Sin embargo, hoy por hoy prefiero viajar en familia. Cuando veo lugares en los que he estado y me han encantado, me da rabia que no los hubieran compartido conmigo. Volvería a todos ellos para enseñárselos (aunque hay tanto mundo, que eso de repetir…).

Tres razones para viajar con niños.

1. Aprendemos muchísimo viajando.

2. Nos ayuda a entender la diversidad de lenguas, culturas, costumbres.

3. Fomenta los vínculos familiares y las experiencias en común. Serán vivencias juntos que conservaremos todos siempre.

¿Te gustaría vivir una temporada en otro pais? ¿Dónde?

Sí, sí que me gustaría. Pero me ocurre como con lo del viaje gratis, no me decido por un único lugar. Voy a decir Nueva York por los miles de posibilidades que ofrece y porque podría aprender por fin a hablar en inglés.

¿Qué tipo de blogs sigues?

La mayoría son de viajes y muchos de ellos con niños. También de literatura.

Queremos darles las gracias a Mira todo lo que hay fuera por acordarse de nosotros y nominamos por nuestra parte a

Trotamundos Family

Nos encantan sus viajes y sus fotos espectaculares

Kidstraveling

Porque se trata justo de eso: de dementir a a quienes dijeron «Se acabó el viajar».

Nosaltres4viatgem

Porque no paran, ya nos gustaría a nosotros.

Y estas son las preguntas:

  1. ¿Cuál es el objetivo de tu blog?
  2. ¿Qué información consideráis que es más útil en un blog de viajes con niños?
  3. ¿Qué os aporta viajar con niños?
  4. ¿Cómo compatibilizáis los intereses de adultos y niños en vuestros viajes?
  5. ¿Qué consideráis prioritario a la hora de decidir un destino en familia?
  6. ¿Viaje organizado o por vuestra cuenta?
  7. ¿Qué no puede faltar en un viaje con niños?
  8. Estando de viaje, ¿cómo organizáis comidas y horarios?
  9. ¿Tenéis trucos para ahorrar? ¿En qué creéis que se puede economizar y qué es indispensable?
  10. ¿Qué país o ciudad extranjera nos recomendáis para ir con niños? ¿Por qué?
  11. ¿Qué es indispensable conocer o hacer en tu ciudad o comunidad?

Esperamos ansiosos vuestras respuestas y os damos las gracias de antemano por uniros a nosotros en los Liebster Award 2017.

 

 

Tintín para niños

Pedro Rey nos cuenta por qué las aventuras de Tintín le parecen apropiadas para que los niños se introduzcan en la lectura y también cuál es el título idóneo para iniciarse. Residente en Santiago, Pedro es tintinófilo, uno de los mayores expertos en España del universo del personaje creado por Georges Remi, Hergé, en 1929. Recoge sus inquietudes en un blog (http://www.pedrorey.com/) que se cuenta entre los más leídos sobre Tintín en español.

Las aventuras de Tintín han sido traducidas a un centenar de idiomas y dialectos y se han vendido más de 200 millones de copias de los veinticuatro álbumes que forman la colección de Hergé (el último póstumo e inacabado). Seguro que tienes o al menos has leído uno. ¿Nos cuentas cuál es tu preferido?

Belenes en Galicia para visitar con niños estas navidades

Los encendidos de luces en centros comerciales, la iluminación de las calles, los mercadillos… la Navidad ya está aquí con múltiples propuestas que nos invitan a salir a la calle y también a conocer otros lugares, siendo precisamente ver algunos belenes singulares una de las excusas que los antonautas más utilizamos en estos días para hacer excursiones. Así, esta semana atípica de festivos hemos aprovechado para visitar belenes en Galicia, en concreto los de Valga, Conxo y la Orden Tercera en Ferrol.

Belén de Valga

El de Valga es el belén artesanal en movimiento más grande de la comunidad y posiblemente el más concurrido de los belenes en Galicia como demuestran los autobuses que vemos al acercarnos, las largas colas ante la puerta o la existencia de tres churrerías ambulantes. Declarado de interés turístico por la Xunta, la exhibición de este nacimiento se remonta a 1995 y, además de por sus grandes dimesnsiones, llama principalmente la atención por conjugar escenas vinculadas a la religión, al nacimiento de Jesús, con otras tradicionales y de actualidad. Son estas últimas las que le dan más fama y en ellas se aprecian mucha retranca gallega e intención crítica.

Belenes en Galicia: Belén de Valga

Realizado de forma completamente artesanal por una treintena de vecinos de Valga que forman parte de la Asociación Amigos do Belén, entre sus más de cuatro mil figuras podemos reconocer a personajes de la vida política, social o deportiva. Así, nos encontramos con Javier Gómez Noya recogiendo el premio Princesa de Asturias, a Mireia Belmonte entre los medallistas españoles en los Juegos Olímpicos de Río, a Rajoy haciendo senderismo en Ribadumia o a Feijóo recibiendo un bodi para su futuro hijo y a Carolina Bescansa llevando el suyo al Congreso.

Belenes en Galicia: Belén de Valga

También llaman mucho la atención las escenas de oficios y actividades típicas del rural gallego. Muestran costumbres y tradiciones, que abarcan desde  trabajos como la siega, la apicultura, el ordeño o una matanza y la realización de chorizos hasta la celebración de fiestas patronales con sus procesiones de santos.

Belenes en Galicia: Belén de Valga

Se tarda aproximadamente media hora en llegar desde Santiago al belén de Valga por carretera (hay también autopista hasta Padrón). Después hay que coger la recta que lleva a Vilagarcía y torcer a la derecha en la segunda rotonda (delante de Urovesa). El belén abre hasta el 8 de enero entre las 17:30 y las 20:30 horas todos los días. A mayores, sábados, domingos y festivos se amplía el horario media hora por la tarde (abre a las 17:00 horas) y los domingos y festivos también puede visitarse por la mañana de 11:00 a 13:00.

Belén de la Orden Tercera en Ferrol.

Otro de los belenes en Galicia que hemos visitado estos días es el de la Orden Tercera de Ferrol. Completamente artesanal y también muy famoso, tiene como particularidad que es obra de una única persona, Alfredo Martín, quien, desde hace ya más de setenta años y a punto de cumplir los 88, sigue encargándose de toda su puesta en escena, desde la fabricación de las figuras hasta el diseño de los juegos de luces y agua. Y decimos «puesta en escena» porque asistimos realmente a una «función», que es la denominación que utilizan para la venta de entradas (2 euros los adultos y 1,5 € los niños). El espectáculo dura algo menos de media hora y su objetivo es mostrarnos cómo era la aldea de Belén y las rutinas de sus habitantes.

Belenes en Galicia: Belén de la Orden Tercera de Ferrol

Tras subir unas escaleras, el público accede al habitáculo en el que se encuentra el belén a golpe de campana y un joven vestido de paje oriental va señalando las distintas figuras que en ese momento se ponen en movimiento y que suman más de trescientas. Hemos de reconocer que a nosotros nos dejó con la boca abierta que se pintara de verdad de rojo la casa o que saliera polvo de la alfombra que limpiaba un personaje, vino del lagar o harina del molino. También resulta espectacular la llegada de la noche, cuando el cielo se llenó de estrellas mientras las luces iluminaban las casitas.

Belenes en Galicia: Belén de la Orden Tercera de Ferrol

Se accede al belén de la Tercera Orden por un lateral de la iglesia homónima, ubicada en el Ferrol Viejo detrás del Parador y al lado del Parque Reina Sofía. Abre hasta el 6 de enero en horario de 17:00 a 21:00 horas todos los días y también de 12:00 a 14:00 horas domingos y festivos.

Belén de Conxo

Por último, y sin salir de Santiago, nos hemos acercado a otro de los belenes en Galicia más populares. El nacimiento más conocido de la capital gallega es el de Conxo, que tiene su origen en 1946. Francisco Javier Otero, hijo de los iniciadores, lleva ya más de treinta años al frente de un montaje que en la actualidad alcanza los 45 metros cuadrados en distintos niveles. En él representa una treintena de escenas bíblicas empleando casi un millar de figuras, más de un centenar con movimiento.

Belenes en Galicia

Ubicado en la Ruela de Torrente 6-8, puede visitarse hasta el 8 de enero, todos los días de 18:00 a 21:00 horas y domingos y festivos también de 11:00 a 13:00.

Otros belenes en Galicia

En estas navidades, todavía tenemos tiempo de ir a ver otros belenes en Galicia y en Santiago. El Concello compostelano ha vuelto a instalar un belén tradicional en la iglesia de San Fiz y solemos visitar también el de la Catedral, ambos artesanales. También nos gustaría acercarnos al belén de Begonte -el otro que la Xunta ha declarado como de interés turístico  junto al de Valga-, y al belén gigante de Viveiro. Ya os adelantamos, además, que no nos perderemos el del hotel Cemar en Mondariz, hecho como el nuestro con figuras de Playmobil y que se anuncia como el más grande de la comunidad. Y vosotros, ¿tenéis previsto visitar alguno de los belenes existentes en Galicia? ¿Cuál es vuestro favorito?

10+1 cuentos de Eric Carle para regalar

En este rincón de la Iagosfera somos muy pero que muy fans de Eric Carle, ilustrador y escritor estadounidense que es autor de decenas de títulos que se han convertido en clásicos de la literatura infantil. Nos encanta por sus característicos e identificativos collage de manchas de color, porque sus libros están llenos de sorpresas como páginas troqueladas, láminas superpuestas para descubrir qué es lo que hay detrás, páginas desplegables y porque, además de bonitas historias que nos acercan habitualmente a la naturaleza y al mundo que nos rodea, siempre aprendemos algo: los números, los colores, las partes del cuerpo, las fases de la luna, los días de la semana… o inglés, pues sus fórmulas repetitivas y su lenguaje sencillo nos permiten atrevernos con la versión original. A nuestros comandantes, además, les rechifla poder anticiparse a lo que va a venir.

A continuación os mostramos una selección de las obras de Eric Carle que conocemos y más nos han gustado. La mayoría pueden encontrarse en varios formatos, el más económico suele ser el pequeño de cartón, que es muy manejable, ocupa poco y está genial para llevar de viaje. (Ojo, que enlazamos con Amazon para que os hagáis una idea de formatos y precios, pero no siempre coincide con la obra ofrecida por la editorial en España, en este caso Kókinos excepto para ‘El caballo azul’, de Kalandraka). Menos ‘De la cabeza a los pies’, los hemos encontrado todos en la Biblioteca Ánxel Casal de Santiago. En cuanto a la edad, se trata de cuentos recomendados para la etapa de infantil hasta los seis años; he dejado para el final los que tienen más texto pero no sabría deciros cuáles le gustan más a cada comandante, de tres y cinco años. Los más sencillos le permiten al mayor ver que puede leerlos entero él solito.

1. La pequeña oruga glotona. (Kókinos) El clásico de Eric Carle por antonomasia, publicado por primera vez en 1969, nos explica con sencillez el proceso de la metamorfosis. Aquí os dejamos la portada de la última edición en gallego, traducida por Montse Pena Presas y que recomendamos.La oruga glotona

2. El artista que pintó un caballo azul (Kalandraka). Animales llenos de color para reivindicar la libertad creativa y homenaje al precursor del expresionismo Franz Marc. Fue el que más le gustó al comandante pequeño de los que le mandaron en la mochila viajera. También tiene versión en gallego.
cabaloazul

3. De la cabeza a los pies (Kókinos). ¿Somos capaces de mover el cuerpo como los animales? A nosotros nos lo prestaron en inglés, golpeamos el pecho como el gorila, pateamos como el burro, arqueamos la espalda como el gato y coreamos «I can do it».cabeza

4. La araña hacendosa (Kókinos) La oveja la invitó a correr, el pato a nadar, el perro a cazar gatos… pero la araña estaba muy ocupada tejiendo su tela. ¿Y qué pasó?

arana

5. Mi primer libro de las formas (Kókinos) Los más pequeños aprenden jugando con las dos partes en que están divididas las hojas. También hay libro de colores, números y letras.formas

6. Papá, por favor consígueme la luna (Kókinos). Lo exprimimos al máximo con la última súper luna. Al comandante mayor le gusta mucho contarlo y la parte que más gracia me hace es cuando dice que, como la escalera del papá es tan grande, no cabía en el libro y tuvieron que pegarle hojas. Lo hemos leído en inglés.

luna

7. Amigos (Kókinos). Una oda a la amistad desde la perspectiva de dos amigos que se ven obligados a separarse. Eric Carle se basó en una foto tomada en su infancia para preguntarse dónde estaría la niña que aparecía abrazada a él. Casi ochenta años después, el libro,que fue publicado en 2013, obró el milagro del reencuentro.
amigos

8. La mariquita gruñona (Kókinos). A la mariquita eso de compartir no se le daba nada bien y decidió medir sus fuerzas con las de otros animales… fábula con moraleja. Nosotros leímos y releímos la versión en gallego (‘A xoaniña rosmona’), que lamentablemente está descatalogada.

mariquita

 

9. La semillita (Kókinos). El ciclo de vida de una planta contado desde la perspectiva de una pequeña semilla. La edición normal de Kókinos trae diez semillas de girasol para plantar pero, como no las podemos utilizar porque el libro es de la biblioteca, no hay día en que el comandante mayor no pregunte cuándo vamos a ir a la tienda de las semillas. Quizás traigan alguna los Reyes. semillita

10. Don Caballito de Mar (Kókinos). Estamos muy habituados a que sean las mamás las que cuidan de las crías pero hay especies en que los papás son los encargados. Estupendo para educar en igualdad.
caballito

10+1. Sueños de nieve. (Kókinos). Lo hemos dejado para el final, pero es precisamente el primero del que nos acordamos cuando se acerca la Navidad pues la magia de estas fechas impregna sus páginas y seguramente, como a los comandantes, os hará confundiros de protagonista. Hay que elegir la versión sonora.

nieve

 

¿Conocéis alguno de estos cuentos? ¿Nos queréis recomendar algún otro de Eric Carle? A nosotros nos encantaría visitar su museo en Amherst (Massachussets), que acoge talleres de dibujo, exposiciones, un auditorio donde se representan obras del autor…

¿Qué os parece si hacemos un tuppertoys?

Los que no tenéis unos añitos, no os acordaréis de aquellos primeros tuppers de Avon o Standhome a los que yo tuve que asistir de niña. Ya crecidita, conocí los tupper sex en las despedidas de soltera de las amigas y ahora, con la familia antonata al completo, he participado en mi primer tuppertoys, organizado por Bloggal en Vigo, y que me (nos) ha gustado mucho.

tupper1

Para empezar, hablamos de juguetes y creatividad. ¿Cuántas veces no habremos oído y dicho aquello de «fíjate, con la de cosas que tiene y con lo que más se entretiene es con una piedra?». Pues la verdad es que, tal y como contó  Bea de sereducadorahoy,  es que cae de cajón que si a un niño le das un juguete que lo hace todo apretando un botón, se canse enseguida de él tanto porque el niño no tiene que hacer nada como por lo repetitivo que resulta. Por el contrario, se mantendrá entretenido con uno que le permita desarrollar la imaginación, que hoy sea una cosa y mañana otra. Vamos, que cuanto más desestructurado, mejor. Y fue ese tipo de juguetes los que vimos en el tupper gracias a Sonia, de mundoaoreves, y la juguetería Hola Caracola.

tupper2.jpg

Pero, además de poder experimentar con los juguetes, los tupper toys nos permiten testar cuáles son los que más les gustan a nuestros peques, además de jugar en familia, que también es muy pero que muy importante. Así, los papás antonautas pudimos ver que al comandante mayor, que es de construcciones y desafíos, los que más le gustaron fueron el Cactus de equilibrio de Plan Toys  y las piezas de construcción Broks.

Aunque lo máximo del mundo mundial fue para él lograr sostener sin que se cayeran estos alambres, «fideos de colores» dice, del Suspend Junior de Melissa and Doug. Aquí, la prueba:

equilibrio1.png

Por su parte, al pequeño, que vive las veinticuatro horas abducido por los súper héroes y tiene una imaginación prodigiosa, le encantaron «el murciélago y la moto de Batman», lo que traducido a nuestro idioma viene siendo el puzzle Plus Plus, con el que puedes construir murciélagos, motos y lo que quieras (y que, comprobada su versatilidad, ligereza, resistencia y saber que lo puedes llevar a cualquier lado, fue también mi favorito).plusplusTambién jugó mucho haciendo torres, encajando y uniendo con hilo las  piezas de madera de Grapat, apuesta de una familia catalana.

Y eso no fue todo. Porque nos hemos venido a casa con una bolsa llena de regalos, que se suman al juego de doctor de Plan Toys, que se autoadjudicó como mano inocente del sorteo el comandante mayor. La imagen no creáis que me fue fácil hacerla, primero tuve que fotografiarlos a ellos y luego dominar su impaciencia: «Mami, es que es una plastilina muy blandita y súper moldeable que es fácil de limpiar». ¿De dónde saca esas antenas? Jajaja. Pero ahí llevan buena parte de la mañana jugando con la plasti de Mad Mattr (sin gluten), las piedras para pintar Crayon Rocks y la arena Kinetic Sand.

regalos.jpg

En fin, que ya veis que por aquí nos quedan medio hechas las cartas a Papá Noel, los Reyes y el Apalpador (sí, en los cuentos que estamos leyendo dicen que al Apalpador también se le escribe). Si vosotros queréis probar los juguetes, sólo tenéis que poneros en contacto con Sonia (acordaos, www.omundoaoreves.com) para que os prepare vuestro tuppertoys. Os juntáis seis familias, hacéis una merienda (o, si podéis, se le encargáis a alguien que la haga tan riquísima como la que nos ofreció Arce Bake Shop Baiona) y vaya buen plan para una tarde de fin de semana. Casi mejor lluviosa. ¿O no?

De verdad que Xali e Xoco mola mil

Cuando se quieren decir tantas cosas que no se sabe por dónde empezar, quizás lo mejor es hacerlo desde el principio. Y eso me propongo. Hace unos meses le comenté a Sandra que llevaba años planeando un blog sobre lo que más me apasiona, mis comandantes antonautas y viajar, en un intento de reciclaje que aunara el tantear otros horizontes profesionales con dedicarme a algo que de verdad me gustase. Ni corta ni perezosa, Sandra cogió una plantilla de WordPress y abrió perfiles en Facebook y  Twitter para Antonautas. En unos minutos, yo ya tenía blog. Por su parte, me contó que, a punto de agotar el paro, tenía en proyecto abrir una tienda, que primero iba a ser de lanas, luego de zapatos y, por último, de ropa infantil. Se llamaría Xali e Xoco.

xalifachada

Ya que estábamos, me preguntó qué me gustaría encontrar en ella.  A mí, que no tengo ni pajolera idea de tendencias, modas, estilos o marcas, casualmente sí me preocupaba algo: encontrar ropa cien por cien algodón para un niño con dermatitis atópica que hasta le da la vuelta a la cinturilla de los calzoncillos porque le hace daño ese 5% de elastano. Por suerte, los tejidos naturales ya estaban contemplados en su proyecto. Así como trabajar con marcas responsables socialmente, con talleres en España la mayoría y, en todo caso, comprometidas con ofrecer condiciones laborales dignas. Sandra me explicó también que tenía la intención de evitar caer en tópicos sexistas y, además, ofrecer ropa original, divertida, cómoda. Casi nada.

20161021_172629

Xali e Xoco apareció por fin este octubre en el número 16 de la rúa Nova de Abaixo. Ni que decir tiene que fui enseguida a echarle un ojo. Además de cumplir con la larga y exigente declaración de intenciones, avalada a mayores por un porrón de certificados ecológicos, he de reconocer que me llamó muchísimo la atención encontrarme con ropa que veo en fotos de Instagram y que me dejan con la boca abierta (y muerta de envidia) por su facilidad para sumar más de mil Me Gusta en menos de una hora. Hablo, por ejemplo, (ha tenido a bien documentarme Sandra), de piezas de Anguè Anguè o nadadelazos, que para empezar lo cierto es que bonitas son un rato.

20161021_172043

Ver esas faldas y esos vestidos, lo confieso, me causa no obstante cierto desasosiego. No tengo niña y, por mucho que Sandra busque el unisex, mucho me temo que a los comandantes tampoco los veo con los leotardos de unicornio que están causando furor. Además, ¿a quién no le entran unas ganas locas de bebé para vestirlo con esos bodies de góndolas o animales con rabito y todo?

xalibodi

¿Cuál es mi consuelo? Saber que siempre conocemos a alguien a quien hacerle un regalito. De hecho, y con la vista puesta en las inmediatas navidades, ya le hemos echado el ojo a los paraguas y chubasqueros que se pintan con el agua. ¿Veis el amarillo y el azul de los robots de la manga izquierda? ¿A que mola? (Otra pega que ponerle a Xali e Xoco: para nosotros, los papás, lamentablemente no hay tallas).

20161021_172702

Y, por si queréis saber la opinión de los comandantes, el pequeño se acogió a la política de hechos consumados, largándose a la calle nada más probar los zapatos. Y el mayor, anda tan campante con su conjunto cien por cien algodón lleno de simpáticos dinosaurios: «Es muy guay, mola mucho». Vamos, éxito total.

xalizapatos

Mañana, lunes, yo empezaré otro curso de la UNED sobre esto de las redes sociales y Sandra volverá a abrir su tienda. Yo seguiré sin tiempo para escribir post de los sitios a los que vamos pero en teoría avanzando y Sandra os esperará en Xali e Xoco para enseñaros más ropa chula, escuchar vuestras sugerencias e invitaros a una galleta. Vosotros no os olvidéis de ir a echar un vistazo. También podéis ir siguiendo las novedades en Facebook, donde además habla de marcas, tejidos, materiales ecológicos… y donde algún día nos explicará quiénes son Xali y Xoco. 🙂