El Gaiás, gran área de ocio para familias en Compostela

Desde que en mayo se inauguraron el Bosque de Galicia en el monte Gaiás y el Jardín Literario en la Cidade da Cultura hemos ido ya unas cuantas veces, las primeras semanas con mucha asiduidad debido al furor que provocó en los comandantes antonautas el Parque da Balea. Tras un breve descanso, hemos vuelto en estos días para conocer el Parque do Lago.

Con tiempo, nos gusta dejar el coche en el aparcamiento anexo al Multiusos y entrar al Bosque de Galicia por la primera de las dos entradas que tiene en la Avenida de Diego Bernal, que, por cierto, ya cuenta con paso de cebra.

entradagaiasLa ladera del monte Gaiás la recorren varios senderos de tierra compacta, cemento y grava, y se ha reforestado con especies autóctonas, aunque hay que decir que los jóvenes árboles pasan actualmente bastante desapercibidos entre matorrales y hierbas y, por supuesto, todavía no dan sombra. La tentación de los comandantes son los focos bajos que nos acompañan en el recorrido  y tanto sirven como atalayas para mejorar las vistas como para descansar en la subida, si bien hay bancos de piedra diseminados en el trayecto. De frente, destacan el Seminario Menor de Belvís con las torres de la Catedral detrás.

20160809_183016

Yendo hacia la derecha, nos encontraremos al final con una valla que delimita la zona de paseo de una segunda fase del Bosque y que está en obras. Volvemos, pues, hacia atrás para llegar a una pequeña zona arbolada con un banco estratégico y vistas hacia el Multiusos, Fontiñas y As Cancelas, que constituye la guarida o el escondite perfectos.

20160809_184307

 

Junto a un panel solar próximo se ve ya la estructura de la Balea pero, ahora que se puede porque está la tierra seca, bordeamos el edificio del Museo por detrás y accedemos de forma no muy ortodoxa al recinto de la Cidade da Cultura para recalar en el Jardín Literario.

20160809_190304

Entre plantas, flores y árboles se suceden bancos y senderos, uno de los cuales lleva al lago que ahora ocupa la hondonada que se había abierto para asentar los cimientos del Centro de Arte Internacional, uno de los dos edificios del proyecto inicial de la Cidade da Cultura que no llegaron a construirse y que se convirtieron en bolsas de agua.

20160809_185752

También encontramos en esta área placas que, haciendo un círculo, recuerdan a trece escritores gallegos y alguna de sus obras, desde el trobador medieval Airas Nunes hasta el último homenajeado el Día das Letras Galegas, Manuel María, pasando por Rosalía, Curros, Pondal…

literatos

Llegamos a continuación a una plaza o pequeño auditorio más recogido y, bordeando las torres Hedjuk, alcanzamos el primer parque infantil del recorrido con un pequeño rocódromo, balancines y una silla giratoria. En la gran plaza que se abre delante se suceden bancos blancos flanqueando un estanque con fondo de piedras.parquerocodromoEstamos justo detrás de los edificios del Archivo y la Biblioteca. Tenemos, cómo no, que acercarnos a ver una vez más la gigantesca bola de libros que da la bienvenida si se accede a la Cidade da Cultura desde el parquin superior y que a nuestros comandantes les encanta.

20160809_192850

Volviendo sobre nuestros pasos, ahora sí por fin nos vamos al Parque da Balea, que, de un alegre color naranja, esconde en sus fauces y una cola altísima juegos para trepar y dos toboganes de tubo. También cuenta el parque con varios balancines y, unos metros más allá, con una hamaca circular, además de con una fuente y enormes tiestos de tierra en los que se han plantado árboles. El espacio homenajea al pintor coruñés Urbano Lugrís, inspirándose en su obra.

20160809_203015

Cansados pero siempre con protestas, iniciamos el descenso por la ladera pegada a la carretera que sube a la Cidade da Cultura. Es un tramo agradecido por la presencia de árboles y sombras y porque podemos entretenemos buscando los pequeños nidos que penden de las ramas y que, de acuerdo con los dibujos representados, acogen pájaros y también murciélagos. Vemos por este lado la AP-9 y las casas de Viso, Fontiñas y el parque Carlomagno o As Cancelas.

20160809_203437

Una bifurcación a escasos metros nos permite elegir entre volver al Multiusos por los senderos que hemos recorrido al principio o encaminarnos al parquin de la CdC. Nos decantaremos hoy por esta última opción para, siguiendo las escaleras, situarnos frente al paso de peatones que nos lleva al nuevo Parque do Lago.

20160811_185723

Aquí encontramos en primer lugar una amplia zona de merendero con suelo de cemento, dotada con numerosos bancos y mesas de madera y, a la derecha, una pequeña área con aparatos para hacer ejercicio y una zona de arboleda.

20160811_202042

Un camino a la izquierda conduce a la segunda entrada al parque y a la zona del lago, un estanque artificial también generado a raíz de los trabajos llevados a cabo para construir la Cidade da Cultura, que está lleno de nenúfares y ranas. Una plataforma de madera acoge bancos que permiten sentarse tranquilamente a oír el croar de las ranas o el trino de los pájaros (y los gritos de satisfacción de los niños que no son capaces de resistirse a la caza de renacuajos).

20160811_193009

El sendero continúa, flanqueado ahora a la derecha por una carballeira (robleda), al tercer acceso al parque y nosotros bajamos la carretera para volver al punto de partida.

En una sola tarde hemos paseado al aire libre, hemos visto panorámicas de Santiago, hemos jugado en dos parques, hemos disfrutado de dos lagos… Si pensamos que, además, a la Cidade da Cultura venimos con cierta frecuencia para participar en talleres, ver exposiciones o asistir a espectáculos o a actividades como las Visitas Astronómicas o la Cidade Imaxinaria, podemos decir que se ha convertido en la gran área de ocio para familias en Compostela… con permiso de las ventoleras, eso sí y, hasta que no crezcan los árboles, también del sol. Nosotros, además, hubiéramos colocado el merendero en las proximidades del Parque da Balea pensando, por ejemplo, en una celebración de cumpleaños. Pero no nos han consultado 🙂

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Tenéis algún rincón preferido?

  • Recuerda que encontrarás más ideas sobre qué hacer y a dónde ir con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera

 

 

 

Tú reinarás desde Chanteiro hasta Cervás

A Ares llevo yendo desde pequeña y, ya los cuatro, vamos varias veces al año. Por eso quería salir de la playa, del pinar y del estupendo parque infantil con los que nos encontramos al entrar, del tradicional paseo por el muelle e incluso de Redes, tan de moda en los últimos años, y hablar de otra cara, que creía menos conocida pero en la que me ha sorprendido encontrar a un montón de gente.

20160731_143536

Los grandes atractivos de esta ruta son el mirador de A Bailadora, con una panorámica espectacular sobre la Ría de Ferrol, y la playa de Chanteiro pero, antes de dirigirnos a ellos, yo recomiendo salir del núcleo urbano de Ares bien por el camino del cementerio o bien por el de las escuelas para hacer una parada en la iglesia de Santa Eulalia de Lubre, románica del siglo XV.  En el campo circundante se celebran las fiestas del Rosario en torno al 15 de agosto, en los últimos años con grandes orquestas, y  se realiza la bendición de los bollos el día de Pascua, una tradición en la que merece la pena participar.

20160731_123657

En el entorno se ha habilitado una zona de descanso con un pequeño en infantil, un exiguo circuito biosaludable, bancos mirando a la carretera y, algo más abajo, un cruceiro. Siguiendo en esta dirección y, a pocos metros, encontraremos el cruce que, hacia la izquierda, nos conduce a Cervás y, desde allí, por una carretera todavía aún más estrecha, a Montefaro y al mirador de A Bailadora. En el ascenso, nos sorprenderá el monasterio de Santa Catalina.

20160731_135421

Es este un monasterio del siglo XIV que fue reformado en el XVIII y que estuvo gestionado por los franciscanos hasta la Desamortización de Mendizábal. Después se destinó a usos militares para pasar a manos del Concello a finales del pasado siglo XX. El deterioro ocasionado por el abandono y su utilización como cuartel es más que evidente. No obstante, conserva del siglo XIV una puerta de tres arcos ojivales que se abre en el interior del segundo claustro, renacentista y el de mayor interés.

20160731_130811

Igual que una garita ante la entrada principal deja patente su uso militar, son varias las dependencias en las que constatamos la utilización civil actual. Así, nada más atravesar la puerta y cruzar el primer claustro, nos encontramos un bar, mientras que en un lateral se ubica la sede de un club de tiro. Las dianas se extienden por el campo trasero y en la cima de una pequeña escalera contigua se ha colocado el jabalí símbolo de los Andrade,  bajo cuyo mecenazgo se erigió el monasterio. La edificación acoge así mismo distintas actividades y espectáculos. Algunos se celebran en la iglesia, que  precisamente estrena bancos en estos días y conserva un interesante aunque mermado retablo.

20160731_131045

20160731_130923

Pero sin lugar a dudas lo que más les gustó a los comandantes antonautas fue el jardín de setos del frente del monasterio, en donde  podemos encontrar un pozo, varios bancos y hasta un cenador entre árboles. Algunos ejemplares soberbios -un castaño, un tejo- presentan leyendas con información sobre la especie. Llama la atención también un edificio en ruinas que formó parte del cuartel.

20160731_131326

Tras visitar el monasterio de Santa Catalina, nos dirigimos al mirador. Situado a más de 250 metros del nivel del mar justo en la entrada de la Ría de Ferrol, nos permite apreciar la fortaleza defensiva de la ciudad, tanto por el estrechamiento natural que caracteriza su entrada como por las construcciones que contribuyeron a reforzarla, como los castillos de La Palma (Mugardos), a nuestros pies, y el de San Felipe, enfrente.

20160731_133103

Queda en evidencia también el carácter naval de Ferrol con la vista de los astilleros de Bazán y Astano (hoy unidos en Navantia). De hecho, la panorámica nos lleva, a la derecha, desde la aldea ferrolana de Brión hasta Mugardo.  A la izquierda, podemos ver el Cabo Prioriño con el puerto exterior y las aguas de la Ría de Ares.

20160731_133546

 

 

 

Este alto de A Bailadora integró también la batería defensiva de Ferrol como lo atestiguan bases de cañones, garitas o las dependencias y túneles de un acuartelamiento. El entorno, acondicionado en 2011, podría estar, eso sí, algo más cuidado.

20160731_133921

20160731_134802

Con el calor apretando en estos días y, tras todas estas visitas, volvemos a la carretera de Cervás para seguir hasta Chanteiro y darnos un chapuzón en su playa. Encajonada en un enclave espectacular entre Punta Coitelada y Punta Segaño, presenta arenas doradas y aguas cristalinas, estando dotada con todos los servicios: duchas, socorristas, bar, chiringuito de helados. Hoy se agradece que corra el aire y es ideal para los niños porque es preciso andar bastante para que el agua cubra, aunque es verdad que hay que tener precaución porque los enemigos se hayan precisamente bajo la arena y se llaman aquí escarapotes (en otras zonas de Galicia, fanecas bravas).

20160731_181755

 

El acceso a la playa suele realizarse por unas escaleras de madera aunque también puede utilizarse la rampa que pasa al lado y por delante del bar.

20160731_173138

Se puede aparcar justo delante de la playa. Lo más cómodo, no obstante, es dejarlo en el aparcamiento habilitado por el Concello unos metros más arriba. Enfrente, además, podremos ver la ermita de la Merced, a la que desde hace más de seiscientos años se le renueva cada año el ofrecimiento en el multitudinario Voto de Chanteiro.

20160731_172621_001

 

¿Os ha gustado el recorrido? ¿Lo conocéis? A mí me ha traído infinidad de recuerdos de cuando todavía se podía ir a comer de campo a la playa de Chanteiro y no se veía de fondo el Puerto Exterior y se me ha venido a la cabeza un montón de veces aquel dicho que tanto repetía Juan: «Corazón santo, tú reinarás desde Chanteiro hasta Cervás».

 

  • Recuerda que, si compartes, nos haces un gran favor y que encontarás más lugares e ideas para viajar con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera

Nos vamos a la playa con Chafarís

Como cantaban hace años los Ketama, nosotros «no estamos locos, que sabemos lo que queremos». Y lo que queremos es que luzca el sol, jugar en la piscina, en el monte, en el parque y, por supuesto, en la playa. Queremos que no nos agobien ya con la vuelta al cole, que aún queda mucho verano, y, además, los antonautas todavía no nos hemos ido de vacaciones y somos muy pero que muy fans del agua y la arena. Y más desde que hemos descubierto el cubo redondo, que impide que vuelque el agua, y la pala (también para la nieve) de la marca belga Quut, premiada por el diseño, la originalidad y la calidad de sus productos.

quut1

O nos hemos enterado de que existen construcciones y escenarios para montar y divertirse en el agua.escenarios.png

Los hemos encontrado en Chafarís, la juguetería que abrió a finales de mayo en el número 16 de la Algalia de Arriba y que centra su oferta en juguetes educativos, que fomenten la creatividad  y aporten valor al tiempo de ocio de los peques. Ni uno solo de los que tienen funciona con pilas. Nosotros, además de a los juguetes de playa, ya le hemos echado el ojo a unos cuantos puzzles y a varios juegos de lógica, que están entre nuestros preferidos para ir de viaje.

20160803_102008.jpg

De Chafarís, además, nos gusta que hayan incorporado a su oferta juguetes artesanales de madera con la factura compostelana de Robin Wood y que permitan probar algunos de los productos que ofrecen, bien en su rincón de juego o bien en las jornadas de puertas abiertas y los talleres que organizan.

20160803_104309

Las jornadas de puertas abiertas volverán en septiembre, junto con otras sorpresas, pero de momento, y para que sigamos disfrutando del verano, nos ceden este lote de juguetes de playa para sortear entre nuestros seguidores. Está formado por una cometa con una alegre forma de mariquita, un cubo de Quut y también un cuppi de la misma marca.

20160803_102707.jpg

El cuppi, que no teníamos ni idea de lo que era, nos ha encantado: es súper versátil y ocupa poco espacio, dos elementos que hay que tener muy en cuenta cuando salimos con niños. Al igual que el cubo, es ideal no sólo para llevar a la playa sino también para jugar en la bañera de casa o en el arenero del parque y, a mayores, cabe en cualquier mochila o bolso.

cuppi

¿Qué me decís? ¿A qué mola? Pues venga, apuraos a participar. Para ello tenéis que ser seguidores de las páginas en Facebook de Chafarís y de Antonautas na Iagosfera y compartir este post en modo público. Esas condiciones son obligatorias pero, si además, nos dejáis un comentario para decir a qué playa sóleis ir y qué es lo que más les gusta hacer en ella a los peques, os estaremos enormemente agradecidos. El sorteo se cerrará el 12 de agosto a las doce de la noche y el envío del lote queda limitado a la España peninsular. El día 13 daremos a conocer el nombre del ganador. 🙂