Qué hacer en verano con niños: doce propuestas antonáuticas

España es uno de los países en los que las vacaciones escolares de verano son más extensas. Los padres, sin embargo, no gozan de un período tan amplio, por lo que se hace difícil conciliar. Además, con tantos días y tan largos por delante, muchos padres se plantean qué hacer en verano con niños para mantenerlos ocupados y, a mayores, sacar el máximo provecho de este tiempo libre de forma que participe y disfrute toda la familia. Estas son nuestras propuestas:

1. Campamentos urbanos. Esta es la solución más socorrida (y habitualmente más barata) para conciliar. Los más económicos suelen ser los municipales y/o organizados por Ampas. Mantienen el horario del cole, pero cambian las tareas escolares por juegos, manualidades, deporte… es decir, un cóctel de actividades de ocio. También hay un montón de campamentos temáticos que abarcan los gustos de todos los niños: deportivos (náuticos, hípicos, campus de baloncesto, fútbol, hockey…), de idiomas, creativos y artísticos, de cocina, de informática y robótica, en granjas para cuidar animales y huertos… La gran mayoría están dirigidos a chavales escolarizados, es decir, mayores de tres años. Lo difícil es encontrar para niños más pequeños. En Santiago, My Two Hands admite a niños de dos años. También se complica la cosa cuando necesitamos cubrir horario de tarde o si hablamos de agosto. Una opción para solucionar este último problema es la que ofrece ARC Os Tilos.

2. Fiestas. ¡Qué estamos en verano, chicos! y otra cosa igual no, pero fiestas en Galicia tenemos para dar y tomar: populares, patronales, tradicionales, gastronómicas… Lo habitual es que tengan previstas actividades para niños y en cualquier celebración que se precie (fíjaos en las de los barrios) no faltan hinchables, juegos y talleres. También es frecuente que se dedique una jornada específica a los chavales dentro de las fiestas y hasta las atracciones de feria tienen su Día del Niño con descuentos en los billetes. Proponemos para este próximo finde echarle un vistazo a los programas de la Rapa das Bestas de Sabucedo, la Festa do Festa do Carneiro ó Espeto en Moraña o la do Polbo en Mugardos.

Cartel Rapa das Bestas de Sabucedo 2017. Qué hacer en verano con niños

3. Ferias temáticas. Sean indianas, romanas o medievales, en las ferias temáticas no falta tampoco la zona y/o las actividades orientadas al público infantil. La XII Feira Medieval de Padrón, la Feira Franca Medieval de Betanzos o el Ribadeo indiano se celebran este fin de semana.

Feira Medieval de Padrón. Qué hacer en verano con niños

4. Día do Neno. Siguiendo la estela de la Festa dos Maiores, muchísimos Concellos gallegos celebran el Día do Neno y suelen hacerlo durante el verano. A nosotros nos encanta el de Frades, que tiene como marco la piscina de Papucín y cuenta con hinchables dentro y fuera del agua, juegos, merienda, actuación, trenecito… Este año se celebra el próximo sábado, día 8.

Día do Neno en Frades. Qué hacer en verano con niños

5. Festivales. Ya los hay orientados exclusivamente a familias. Un ejemplo es el Festival do Estío de Vilagarcía, que en la segunda edición llevada a cabo este año alcanzó las cuatro jornadas de espectáculos. Pero no hay que perder de vista los grandes festivales. El Resurrection Kids es la alternativa infantil del festival heavy por excelencia, el Resurrection Fest de Viveiro, con zonas de acampada específica para familias y tardes de actividades e incluso un campamento con pernoctación para chavales de entre 3 y 12 años. También tiene espacio para niños el SInSal de la isla de San Simón, que se celebrará del 21 al 23 de julio. O el Festival de la Luz, que promueve la cantante Luz Casal en Boimorto del 8 al 10 de septiembre.

Resurrection Kids. Qué hacer en verano con niños

6. Museos. Aunque en principio el plan pudiese parecer un poco tostón, contamos con un ciento de museos didácticos que les encantan a los niños. En este apartado no pueden faltar los Museos Científicos coruñeses -acuario, domus y planetario- o el Muncyt. En Santiago, podemos programar una visita al Museo Pedagóxico de Galicia (Mupega), que además tiene entrada gratis, y al Museo de Historia Natural en el Parque de Vista Alegre, gratuito el primer miércoles de mes. Y tenemos que estar atentos a las actividades que muchos museos programan para niños: el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC) desarrolla este mes de julio talleres de plástica y de creación audiovisual; la Cidade da Cultura vuelve a ofertar sábados de observación astronómica o su festival Cidade Imaxinaria, una jornada entera de actividades en familia que este ano se celebrará el sábado 19 de agosto. Y, como novedad, presenta Unha noite no bosque, unha iniciativa que se llevará a cabo los viernes 7 y 14 de julio y 19 y 26 de agosto, que permitirá a chavales de entre 10 y 13 años acampar en el monte Gaiás.

Unha noite no bosque. Cidade da Cultura

7. Descubre zonas verdes, parques infantiles, cascadas, playas fluviales… ¿Y por qué no aprovechar estos días para conocer sitios nuevos? Los de las fiestas, festivales y ferias de los que hablábamos antes o incluso en el lugar en el que vivimos. Santiago es la ciudad de Galicia con más metros de zona verde por habitante y tiene varias decenas de parques infantiles. Ahora puedes dedicarte a explorar los que no conoces, nosotros te mostramos siete de nuestros preferidos. O los paseos fluviales del Sar y el Sarela o incluso darte un chapuzón en la playa fluvial de Chaián. Y, si quieres cambiar de aires, hay apuestas seguras como el interminable parque de A Canuda en Salvaterra de Miño -con zona infantil gigantesca, parque de tráfico, lago… a orillas del Miño-, la aldea grobbit de A Toxa o el Parque dos Sentidos de Marín. Entre nuestros últimos ‘descubrimientos’ se encuentran la Fervenza de Castriz, en Santa Comba, y la playa fluvial de A Carixa, en Merza. 

8. Hacer un viaje. Sólo hay que intentar compaginar intereses y visitas de padres y niños e intentar mantener un cierto orden en las comidas y los horarios. También conviene hacer acopio de artilugios que distraigan a los peques en las esperas. Seguro que más de uno estáis pensando en aparatos con pantalla pero a nosotros nos funcionan mucho las piezas de montar estilo Plus Plus, juegos de lógica y, por supuesto, una libreta y pinturas. Lo importante es que los juegos que lleves ocupen poco y entretengan mucho. Si no te gusta demasiado planificar, tienes la opción de recurrir a viajes organizados. Cada vez más agencias se especializan en familias e incluso ofrecen viajes para singles con niños.
En estos últimos años, nosotros hemos descubierto que no hay que entrar en todos los museos e iglesias de una ciudad que luego no sabremos identificar; que se conocen y viven mejor los lugares con más calma. Y yo en concreto voy haciéndome a la idea de que para que unas vacaciones tengan éxito conviene incluir en el programa parques temáticos y acuáticos. Y a lo que de verdad que le he cogido gustillo es al turismo de parques infantiles. Entre los que me han encantado citaré, por ejemplo, el de Gulliver en Valencia o el de las Familias en Almería.

9. Leer. Ahora es el momento de leer por placer y no por obligación y es algo, además, que puede hacerse en cualquier lugar, llueva o haga calor, y qué gran idea nos parecen las biblioplayas y bibliopiscinas. Buceando por internet podemos encontrar infinitas recomendaciones de títulos por edades o gustos. En literatura en gallego, qué os parece acercaros a la obra de María Victoria Moreno, a quien se le dedicará el Día das Letras en 2018, o incluso a su figura leyendo el título dedicado a ella por Urco dentro de su colección Mulleres Bravas da nosa historia. O celebrar con Alvarellos sus cuarenta años de historia y leer ‘Queres ler un libro comigo?, su primera incursión en la literatura infantil. En nuestro rincón de la Iagosfera también está teniendo éxito la colección de mini clásicos de Embora y todavía tenemos pendiente desde el cumpleaños del comandante mayor el ‘Oliver Twist’, publicado por Baía Edicións en la colección Grandes Clásicos Adaptados.

María Victoria Moreno. Mulleres bravas da nosa historia

10. Cocinar. Otra opción para un día pocho o en el que por lo que sea no podemos salir o nos apetece quedarse en casa es la de hacer manualidades pero, como nosotros no somos nada manitas, preferimos los batidos, los helados de polo, las palomitas de maíz… sí, cosas muy facilitas.

11. Jugar. Por supuesto. Hacer y perseguir pompas de jabón, volar una cometa, construir castillos de arena, buscar cangrejos entre las rocas, andar en bici… Este es el momento.

12. Aburrirse. Son muchos los estudios que señalan que, en un mundo tan cargado de estímulos como el nuestro, es muy conveniente que los niños de vez en cuando no tengan absolutamente nada que hacer. Aunque lo cierto es que ninguno se queda quieto pensando en las musarañas y enseguida busca ocupación acudiendo al recurso de su propia creatividad. Seguro que, como  nosotros, estáis descubriendo las mil potencialidades de un palo, una piedra, una concha…

Esperamos que os hayan gustado nuestras propuestas sobre qué hacer en verano con niños y os animamos a contarnos las vuestras. ¿A dónde vais, qué hacéis, cómo jugáis?

¿Qué os parece si hacemos un tuppertoys?

Los que no tenéis unos añitos, no os acordaréis de aquellos primeros tuppers de Avon o Standhome a los que yo tuve que asistir de niña. Ya crecidita, conocí los tupper sex en las despedidas de soltera de las amigas y ahora, con la familia antonata al completo, he participado en mi primer tuppertoys, organizado por Bloggal en Vigo, y que me (nos) ha gustado mucho.

tupper1

Para empezar, hablamos de juguetes y creatividad. ¿Cuántas veces no habremos oído y dicho aquello de «fíjate, con la de cosas que tiene y con lo que más se entretiene es con una piedra?». Pues la verdad es que, tal y como contó  Bea de sereducadorahoy,  es que cae de cajón que si a un niño le das un juguete que lo hace todo apretando un botón, se canse enseguida de él tanto porque el niño no tiene que hacer nada como por lo repetitivo que resulta. Por el contrario, se mantendrá entretenido con uno que le permita desarrollar la imaginación, que hoy sea una cosa y mañana otra. Vamos, que cuanto más desestructurado, mejor. Y fue ese tipo de juguetes los que vimos en el tupper gracias a Sonia, de mundoaoreves, y la juguetería Hola Caracola.

tupper2.jpg

Pero, además de poder experimentar con los juguetes, los tupper toys nos permiten testar cuáles son los que más les gustan a nuestros peques, además de jugar en familia, que también es muy pero que muy importante. Así, los papás antonautas pudimos ver que al comandante mayor, que es de construcciones y desafíos, los que más le gustaron fueron el Cactus de equilibrio de Plan Toys  y las piezas de construcción Broks.

Aunque lo máximo del mundo mundial fue para él lograr sostener sin que se cayeran estos alambres, «fideos de colores» dice, del Suspend Junior de Melissa and Doug. Aquí, la prueba:

equilibrio1.png

Por su parte, al pequeño, que vive las veinticuatro horas abducido por los súper héroes y tiene una imaginación prodigiosa, le encantaron «el murciélago y la moto de Batman», lo que traducido a nuestro idioma viene siendo el puzzle Plus Plus, con el que puedes construir murciélagos, motos y lo que quieras (y que, comprobada su versatilidad, ligereza, resistencia y saber que lo puedes llevar a cualquier lado, fue también mi favorito).plusplusTambién jugó mucho haciendo torres, encajando y uniendo con hilo las  piezas de madera de Grapat, apuesta de una familia catalana.

Y eso no fue todo. Porque nos hemos venido a casa con una bolsa llena de regalos, que se suman al juego de doctor de Plan Toys, que se autoadjudicó como mano inocente del sorteo el comandante mayor. La imagen no creáis que me fue fácil hacerla, primero tuve que fotografiarlos a ellos y luego dominar su impaciencia: «Mami, es que es una plastilina muy blandita y súper moldeable que es fácil de limpiar». ¿De dónde saca esas antenas? Jajaja. Pero ahí llevan buena parte de la mañana jugando con la plasti de Mad Mattr (sin gluten), las piedras para pintar Crayon Rocks y la arena Kinetic Sand.

regalos.jpg

En fin, que ya veis que por aquí nos quedan medio hechas las cartas a Papá Noel, los Reyes y el Apalpador (sí, en los cuentos que estamos leyendo dicen que al Apalpador también se le escribe). Si vosotros queréis probar los juguetes, sólo tenéis que poneros en contacto con Sonia (acordaos, www.omundoaoreves.com) para que os prepare vuestro tuppertoys. Os juntáis seis familias, hacéis una merienda (o, si podéis, se le encargáis a alguien que la haga tan riquísima como la que nos ofreció Arce Bake Shop Baiona) y vaya buen plan para una tarde de fin de semana. Casi mejor lluviosa. ¿O no?

De verdad que Xali e Xoco mola mil

Cuando se quieren decir tantas cosas que no se sabe por dónde empezar, quizás lo mejor es hacerlo desde el principio. Y eso me propongo. Hace unos meses le comenté a Sandra que llevaba años planeando un blog sobre lo que más me apasiona, mis comandantes antonautas y viajar, en un intento de reciclaje que aunara el tantear otros horizontes profesionales con dedicarme a algo que de verdad me gustase. Ni corta ni perezosa, Sandra cogió una plantilla de WordPress y abrió perfiles en Facebook y  Twitter para Antonautas. En unos minutos, yo ya tenía blog. Por su parte, me contó que, a punto de agotar el paro, tenía en proyecto abrir una tienda, que primero iba a ser de lanas, luego de zapatos y, por último, de ropa infantil. Se llamaría Xali e Xoco.

xalifachada

Ya que estábamos, me preguntó qué me gustaría encontrar en ella.  A mí, que no tengo ni pajolera idea de tendencias, modas, estilos o marcas, casualmente sí me preocupaba algo: encontrar ropa cien por cien algodón para un niño con dermatitis atópica que hasta le da la vuelta a la cinturilla de los calzoncillos porque le hace daño ese 5% de elastano. Por suerte, los tejidos naturales ya estaban contemplados en su proyecto. Así como trabajar con marcas responsables socialmente, con talleres en España la mayoría y, en todo caso, comprometidas con ofrecer condiciones laborales dignas. Sandra me explicó también que tenía la intención de evitar caer en tópicos sexistas y, además, ofrecer ropa original, divertida, cómoda. Casi nada.

20161021_172629

Xali e Xoco apareció por fin este octubre en el número 16 de la rúa Nova de Abaixo. Ni que decir tiene que fui enseguida a echarle un ojo. Además de cumplir con la larga y exigente declaración de intenciones, avalada a mayores por un porrón de certificados ecológicos, he de reconocer que me llamó muchísimo la atención encontrarme con ropa que veo en fotos de Instagram y que me dejan con la boca abierta (y muerta de envidia) por su facilidad para sumar más de mil Me Gusta en menos de una hora. Hablo, por ejemplo, (ha tenido a bien documentarme Sandra), de piezas de Anguè Anguè o nadadelazos, que para empezar lo cierto es que bonitas son un rato.

20161021_172043

Ver esas faldas y esos vestidos, lo confieso, me causa no obstante cierto desasosiego. No tengo niña y, por mucho que Sandra busque el unisex, mucho me temo que a los comandantes tampoco los veo con los leotardos de unicornio que están causando furor. Además, ¿a quién no le entran unas ganas locas de bebé para vestirlo con esos bodies de góndolas o animales con rabito y todo?

xalibodi

¿Cuál es mi consuelo? Saber que siempre conocemos a alguien a quien hacerle un regalito. De hecho, y con la vista puesta en las inmediatas navidades, ya le hemos echado el ojo a los paraguas y chubasqueros que se pintan con el agua. ¿Veis el amarillo y el azul de los robots de la manga izquierda? ¿A que mola? (Otra pega que ponerle a Xali e Xoco: para nosotros, los papás, lamentablemente no hay tallas).

20161021_172702

Y, por si queréis saber la opinión de los comandantes, el pequeño se acogió a la política de hechos consumados, largándose a la calle nada más probar los zapatos. Y el mayor, anda tan campante con su conjunto cien por cien algodón lleno de simpáticos dinosaurios: «Es muy guay, mola mucho». Vamos, éxito total.

xalizapatos

Mañana, lunes, yo empezaré otro curso de la UNED sobre esto de las redes sociales y Sandra volverá a abrir su tienda. Yo seguiré sin tiempo para escribir post de los sitios a los que vamos pero en teoría avanzando y Sandra os esperará en Xali e Xoco para enseñaros más ropa chula, escuchar vuestras sugerencias e invitaros a una galleta. Vosotros no os olvidéis de ir a echar un vistazo. También podéis ir siguiendo las novedades en Facebook, donde además habla de marcas, tejidos, materiales ecológicos… y donde algún día nos explicará quiénes son Xali y Xoco. 🙂

 

 

Nos vamos a la playa con Chafarís

Como cantaban hace años los Ketama, nosotros «no estamos locos, que sabemos lo que queremos». Y lo que queremos es que luzca el sol, jugar en la piscina, en el monte, en el parque y, por supuesto, en la playa. Queremos que no nos agobien ya con la vuelta al cole, que aún queda mucho verano, y, además, los antonautas todavía no nos hemos ido de vacaciones y somos muy pero que muy fans del agua y la arena. Y más desde que hemos descubierto el cubo redondo, que impide que vuelque el agua, y la pala (también para la nieve) de la marca belga Quut, premiada por el diseño, la originalidad y la calidad de sus productos.

quut1

O nos hemos enterado de que existen construcciones y escenarios para montar y divertirse en el agua.escenarios.png

Los hemos encontrado en Chafarís, la juguetería que abrió a finales de mayo en el número 16 de la Algalia de Arriba y que centra su oferta en juguetes educativos, que fomenten la creatividad  y aporten valor al tiempo de ocio de los peques. Ni uno solo de los que tienen funciona con pilas. Nosotros, además de a los juguetes de playa, ya le hemos echado el ojo a unos cuantos puzzles y a varios juegos de lógica, que están entre nuestros preferidos para ir de viaje.

20160803_102008.jpg

De Chafarís, además, nos gusta que hayan incorporado a su oferta juguetes artesanales de madera con la factura compostelana de Robin Wood y que permitan probar algunos de los productos que ofrecen, bien en su rincón de juego o bien en las jornadas de puertas abiertas y los talleres que organizan.

20160803_104309

Las jornadas de puertas abiertas volverán en septiembre, junto con otras sorpresas, pero de momento, y para que sigamos disfrutando del verano, nos ceden este lote de juguetes de playa para sortear entre nuestros seguidores. Está formado por una cometa con una alegre forma de mariquita, un cubo de Quut y también un cuppi de la misma marca.

20160803_102707.jpg

El cuppi, que no teníamos ni idea de lo que era, nos ha encantado: es súper versátil y ocupa poco espacio, dos elementos que hay que tener muy en cuenta cuando salimos con niños. Al igual que el cubo, es ideal no sólo para llevar a la playa sino también para jugar en la bañera de casa o en el arenero del parque y, a mayores, cabe en cualquier mochila o bolso.

cuppi

¿Qué me decís? ¿A qué mola? Pues venga, apuraos a participar. Para ello tenéis que ser seguidores de las páginas en Facebook de Chafarís y de Antonautas na Iagosfera y compartir este post en modo público. Esas condiciones son obligatorias pero, si además, nos dejáis un comentario para decir a qué playa sóleis ir y qué es lo que más les gusta hacer en ella a los peques, os estaremos enormemente agradecidos. El sorteo se cerrará el 12 de agosto a las doce de la noche y el envío del lote queda limitado a la España peninsular. El día 13 daremos a conocer el nombre del ganador. 🙂