El Gaiás, gran área de ocio para familias en Compostela

Desde que en mayo se inauguraron el Bosque de Galicia en el monte Gaiás y el Jardín Literario en la Cidade da Cultura hemos ido ya unas cuantas veces, las primeras semanas con mucha asiduidad debido al furor que provocó en los comandantes antonautas el Parque da Balea. Tras un breve descanso, hemos vuelto en estos días para conocer el Parque do Lago.

Con tiempo, nos gusta dejar el coche en el aparcamiento anexo al Multiusos y entrar al Bosque de Galicia por la primera de las dos entradas que tiene en la Avenida de Diego Bernal, que, por cierto, ya cuenta con paso de cebra.

entradagaiasLa ladera del monte Gaiás la recorren varios senderos de tierra compacta, cemento y grava, y se ha reforestado con especies autóctonas, aunque hay que decir que los jóvenes árboles pasan actualmente bastante desapercibidos entre matorrales y hierbas y, por supuesto, todavía no dan sombra. La tentación de los comandantes son los focos bajos que nos acompañan en el recorrido  y tanto sirven como atalayas para mejorar las vistas como para descansar en la subida, si bien hay bancos de piedra diseminados en el trayecto. De frente, destacan el Seminario Menor de Belvís con las torres de la Catedral detrás.

20160809_183016

Yendo hacia la derecha, nos encontraremos al final con una valla que delimita la zona de paseo de una segunda fase del Bosque y que está en obras. Volvemos, pues, hacia atrás para llegar a una pequeña zona arbolada con un banco estratégico y vistas hacia el Multiusos, Fontiñas y As Cancelas, que constituye la guarida o el escondite perfectos.

20160809_184307

 

Junto a un panel solar próximo se ve ya la estructura de la Balea pero, ahora que se puede porque está la tierra seca, bordeamos el edificio del Museo por detrás y accedemos de forma no muy ortodoxa al recinto de la Cidade da Cultura para recalar en el Jardín Literario.

20160809_190304

Entre plantas, flores y árboles se suceden bancos y senderos, uno de los cuales lleva al lago que ahora ocupa la hondonada que se había abierto para asentar los cimientos del Centro de Arte Internacional, uno de los dos edificios del proyecto inicial de la Cidade da Cultura que no llegaron a construirse y que se convirtieron en bolsas de agua.

20160809_185752

También encontramos en esta área placas que, haciendo un círculo, recuerdan a trece escritores gallegos y alguna de sus obras, desde el trobador medieval Airas Nunes hasta el último homenajeado el Día das Letras Galegas, Manuel María, pasando por Rosalía, Curros, Pondal…

literatos

Llegamos a continuación a una plaza o pequeño auditorio más recogido y, bordeando las torres Hedjuk, alcanzamos el primer parque infantil del recorrido con un pequeño rocódromo, balancines y una silla giratoria. En la gran plaza que se abre delante se suceden bancos blancos flanqueando un estanque con fondo de piedras.parquerocodromoEstamos justo detrás de los edificios del Archivo y la Biblioteca. Tenemos, cómo no, que acercarnos a ver una vez más la gigantesca bola de libros que da la bienvenida si se accede a la Cidade da Cultura desde el parquin superior y que a nuestros comandantes les encanta.

20160809_192850

Volviendo sobre nuestros pasos, ahora sí por fin nos vamos al Parque da Balea, que, de un alegre color naranja, esconde en sus fauces y una cola altísima juegos para trepar y dos toboganes de tubo. También cuenta el parque con varios balancines y, unos metros más allá, con una hamaca circular, además de con una fuente y enormes tiestos de tierra en los que se han plantado árboles. El espacio homenajea al pintor coruñés Urbano Lugrís, inspirándose en su obra.

20160809_203015

Cansados pero siempre con protestas, iniciamos el descenso por la ladera pegada a la carretera que sube a la Cidade da Cultura. Es un tramo agradecido por la presencia de árboles y sombras y porque podemos entretenemos buscando los pequeños nidos que penden de las ramas y que, de acuerdo con los dibujos representados, acogen pájaros y también murciélagos. Vemos por este lado la AP-9 y las casas de Viso, Fontiñas y el parque Carlomagno o As Cancelas.

20160809_203437

Una bifurcación a escasos metros nos permite elegir entre volver al Multiusos por los senderos que hemos recorrido al principio o encaminarnos al parquin de la CdC. Nos decantaremos hoy por esta última opción para, siguiendo las escaleras, situarnos frente al paso de peatones que nos lleva al nuevo Parque do Lago.

20160811_185723

Aquí encontramos en primer lugar una amplia zona de merendero con suelo de cemento, dotada con numerosos bancos y mesas de madera y, a la derecha, una pequeña área con aparatos para hacer ejercicio y una zona de arboleda.

20160811_202042

Un camino a la izquierda conduce a la segunda entrada al parque y a la zona del lago, un estanque artificial también generado a raíz de los trabajos llevados a cabo para construir la Cidade da Cultura, que está lleno de nenúfares y ranas. Una plataforma de madera acoge bancos que permiten sentarse tranquilamente a oír el croar de las ranas o el trino de los pájaros (y los gritos de satisfacción de los niños que no son capaces de resistirse a la caza de renacuajos).

20160811_193009

El sendero continúa, flanqueado ahora a la derecha por una carballeira (robleda), al tercer acceso al parque y nosotros bajamos la carretera para volver al punto de partida.

En una sola tarde hemos paseado al aire libre, hemos visto panorámicas de Santiago, hemos jugado en dos parques, hemos disfrutado de dos lagos… Si pensamos que, además, a la Cidade da Cultura venimos con cierta frecuencia para participar en talleres, ver exposiciones o asistir a espectáculos o a actividades como las Visitas Astronómicas o la Cidade Imaxinaria, podemos decir que se ha convertido en la gran área de ocio para familias en Compostela… con permiso de las ventoleras, eso sí y, hasta que no crezcan los árboles, también del sol. Nosotros, además, hubiéramos colocado el merendero en las proximidades del Parque da Balea pensando, por ejemplo, en una celebración de cumpleaños. Pero no nos han consultado 🙂

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Tenéis algún rincón preferido?

  • Recuerda que encontrarás más ideas sobre qué hacer y a dónde ir con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera

 

 

 

Tú reinarás desde Chanteiro hasta Cervás

A Ares llevo yendo desde pequeña y, ya los cuatro, vamos varias veces al año. Por eso quería salir de la playa, del pinar y del estupendo parque infantil con los que nos encontramos al entrar, del tradicional paseo por el muelle e incluso de Redes, tan de moda en los últimos años, y hablar de otra cara, que creía menos conocida pero en la que me ha sorprendido encontrar a un montón de gente.

20160731_143536

Los grandes atractivos de esta ruta son el mirador de A Bailadora, con una panorámica espectacular sobre la Ría de Ferrol, y la playa de Chanteiro pero, antes de dirigirnos a ellos, yo recomiendo salir del núcleo urbano de Ares bien por el camino del cementerio o bien por el de las escuelas para hacer una parada en la iglesia de Santa Eulalia de Lubre, románica del siglo XV.  En el campo circundante se celebran las fiestas del Rosario en torno al 15 de agosto, en los últimos años con grandes orquestas, y  se realiza la bendición de los bollos el día de Pascua, una tradición en la que merece la pena participar.

20160731_123657

En el entorno se ha habilitado una zona de descanso con un pequeño en infantil, un exiguo circuito biosaludable, bancos mirando a la carretera y, algo más abajo, un cruceiro. Siguiendo en esta dirección y, a pocos metros, encontraremos el cruce que, hacia la izquierda, nos conduce a Cervás y, desde allí, por una carretera todavía aún más estrecha, a Montefaro y al mirador de A Bailadora. En el ascenso, nos sorprenderá el monasterio de Santa Catalina.

20160731_135421

Es este un monasterio del siglo XIV que fue reformado en el XVIII y que estuvo gestionado por los franciscanos hasta la Desamortización de Mendizábal. Después se destinó a usos militares para pasar a manos del Concello a finales del pasado siglo XX. El deterioro ocasionado por el abandono y su utilización como cuartel es más que evidente. No obstante, conserva del siglo XIV una puerta de tres arcos ojivales que se abre en el interior del segundo claustro, renacentista y el de mayor interés.

20160731_130811

Igual que una garita ante la entrada principal deja patente su uso militar, son varias las dependencias en las que constatamos la utilización civil actual. Así, nada más atravesar la puerta y cruzar el primer claustro, nos encontramos un bar, mientras que en un lateral se ubica la sede de un club de tiro. Las dianas se extienden por el campo trasero y en la cima de una pequeña escalera contigua se ha colocado el jabalí símbolo de los Andrade,  bajo cuyo mecenazgo se erigió el monasterio. La edificación acoge así mismo distintas actividades y espectáculos. Algunos se celebran en la iglesia, que  precisamente estrena bancos en estos días y conserva un interesante aunque mermado retablo.

20160731_131045

20160731_130923

Pero sin lugar a dudas lo que más les gustó a los comandantes antonautas fue el jardín de setos del frente del monasterio, en donde  podemos encontrar un pozo, varios bancos y hasta un cenador entre árboles. Algunos ejemplares soberbios -un castaño, un tejo- presentan leyendas con información sobre la especie. Llama la atención también un edificio en ruinas que formó parte del cuartel.

20160731_131326

Tras visitar el monasterio de Santa Catalina, nos dirigimos al mirador. Situado a más de 250 metros del nivel del mar justo en la entrada de la Ría de Ferrol, nos permite apreciar la fortaleza defensiva de la ciudad, tanto por el estrechamiento natural que caracteriza su entrada como por las construcciones que contribuyeron a reforzarla, como los castillos de La Palma (Mugardos), a nuestros pies, y el de San Felipe, enfrente.

20160731_133103

Queda en evidencia también el carácter naval de Ferrol con la vista de los astilleros de Bazán y Astano (hoy unidos en Navantia). De hecho, la panorámica nos lleva, a la derecha, desde la aldea ferrolana de Brión hasta Mugardo.  A la izquierda, podemos ver el Cabo Prioriño con el puerto exterior y las aguas de la Ría de Ares.

20160731_133546

 

 

 

Este alto de A Bailadora integró también la batería defensiva de Ferrol como lo atestiguan bases de cañones, garitas o las dependencias y túneles de un acuartelamiento. El entorno, acondicionado en 2011, podría estar, eso sí, algo más cuidado.

20160731_133921

20160731_134802

Con el calor apretando en estos días y, tras todas estas visitas, volvemos a la carretera de Cervás para seguir hasta Chanteiro y darnos un chapuzón en su playa. Encajonada en un enclave espectacular entre Punta Coitelada y Punta Segaño, presenta arenas doradas y aguas cristalinas, estando dotada con todos los servicios: duchas, socorristas, bar, chiringuito de helados. Hoy se agradece que corra el aire y es ideal para los niños porque es preciso andar bastante para que el agua cubra, aunque es verdad que hay que tener precaución porque los enemigos se hayan precisamente bajo la arena y se llaman aquí escarapotes (en otras zonas de Galicia, fanecas bravas).

20160731_181755

 

El acceso a la playa suele realizarse por unas escaleras de madera aunque también puede utilizarse la rampa que pasa al lado y por delante del bar.

20160731_173138

Se puede aparcar justo delante de la playa. Lo más cómodo, no obstante, es dejarlo en el aparcamiento habilitado por el Concello unos metros más arriba. Enfrente, además, podremos ver la ermita de la Merced, a la que desde hace más de seiscientos años se le renueva cada año el ofrecimiento en el multitudinario Voto de Chanteiro.

20160731_172621_001

 

¿Os ha gustado el recorrido? ¿Lo conocéis? A mí me ha traído infinidad de recuerdos de cuando todavía se podía ir a comer de campo a la playa de Chanteiro y no se veía de fondo el Puerto Exterior y se me ha venido a la cabeza un montón de veces aquel dicho que tanto repetía Juan: «Corazón santo, tú reinarás desde Chanteiro hasta Cervás».

 

  • Recuerda que, si compartes, nos haces un gran favor y que encontarás más lugares e ideas para viajar con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera

Nos vamos a la playa con Chafarís

Como cantaban hace años los Ketama, nosotros «no estamos locos, que sabemos lo que queremos». Y lo que queremos es que luzca el sol, jugar en la piscina, en el monte, en el parque y, por supuesto, en la playa. Queremos que no nos agobien ya con la vuelta al cole, que aún queda mucho verano, y, además, los antonautas todavía no nos hemos ido de vacaciones y somos muy pero que muy fans del agua y la arena. Y más desde que hemos descubierto el cubo redondo, que impide que vuelque el agua, y la pala (también para la nieve) de la marca belga Quut, premiada por el diseño, la originalidad y la calidad de sus productos.

quut1

O nos hemos enterado de que existen construcciones y escenarios para montar y divertirse en el agua.escenarios.png

Los hemos encontrado en Chafarís, la juguetería que abrió a finales de mayo en el número 16 de la Algalia de Arriba y que centra su oferta en juguetes educativos, que fomenten la creatividad  y aporten valor al tiempo de ocio de los peques. Ni uno solo de los que tienen funciona con pilas. Nosotros, además de a los juguetes de playa, ya le hemos echado el ojo a unos cuantos puzzles y a varios juegos de lógica, que están entre nuestros preferidos para ir de viaje.

20160803_102008.jpg

De Chafarís, además, nos gusta que hayan incorporado a su oferta juguetes artesanales de madera con la factura compostelana de Robin Wood y que permitan probar algunos de los productos que ofrecen, bien en su rincón de juego o bien en las jornadas de puertas abiertas y los talleres que organizan.

20160803_104309

Las jornadas de puertas abiertas volverán en septiembre, junto con otras sorpresas, pero de momento, y para que sigamos disfrutando del verano, nos ceden este lote de juguetes de playa para sortear entre nuestros seguidores. Está formado por una cometa con una alegre forma de mariquita, un cubo de Quut y también un cuppi de la misma marca.

20160803_102707.jpg

El cuppi, que no teníamos ni idea de lo que era, nos ha encantado: es súper versátil y ocupa poco espacio, dos elementos que hay que tener muy en cuenta cuando salimos con niños. Al igual que el cubo, es ideal no sólo para llevar a la playa sino también para jugar en la bañera de casa o en el arenero del parque y, a mayores, cabe en cualquier mochila o bolso.

cuppi

¿Qué me decís? ¿A qué mola? Pues venga, apuraos a participar. Para ello tenéis que ser seguidores de las páginas en Facebook de Chafarís y de Antonautas na Iagosfera y compartir este post en modo público. Esas condiciones son obligatorias pero, si además, nos dejáis un comentario para decir a qué playa sóleis ir y qué es lo que más les gusta hacer en ella a los peques, os estaremos enormemente agradecidos. El sorteo se cerrará el 12 de agosto a las doce de la noche y el envío del lote queda limitado a la España peninsular. El día 13 daremos a conocer el nombre del ganador. 🙂

 

 

 

Cumpleaños feliz en A Illa de Arousa

El 24 de julio es una fecha muy importante para nosotros, los Antonautas na Iagosfera, porque cumple años el comandante antonauta pequeño. Con este verano de calor que estamos teniendo en Galicia, queríamos celebrarlo al aire libre y en un sitio diferente. Tras una búsqueda de lugares con merenderos, nos decidimos por A Illa de Arousa y, dentro de ella,  pasamos el día sin salir de la península que su orografía dibuja al noroeste.

El merendero que escogimos está situado en el punto más alto de la isla, que apenas supera los sesenta metros de altitud, en Monte Palmeira. Allí encontramos un área de recreo con mesas y bancos de piedra, un pequeño parque infantil, un hórreo y un palomar.

No obstante, su gran atractivo, al que debe el nombre de Con do Forno, radica en el gran penedo (piedra o con) que la corona y sobre el cual  fue colocada en la década de los sesenta una gran escultura pétrea del Sagrado Corazón de Jesús, conocido popularmente como O Santo. La página web de A Illa (www.ailladearousa.com) explica que la escultura tardó un año en realizarse y que, debido a sus dimensiones, tuvo que ser construída en cinco piezas, trasladadas al mirador por el primer vehículo a motor que hubo en la isla,  A Cachonda.

20160724_134238.jpg

Al pie de la imagen podemos disfutar de una panorámica de casi toda la Illa con los puertos de Xufre y de O Campo en primer término. Al fondo, podemos seguir la línea de costa desde Vilagarcía hasta Cambados pasando por Vilanova y, por supuesto, por el puente que une la isla al continente. Con sus dos kilómetros es el más largo de Galicia y su inauguración, en 1985, fue todo un acontecimiento. Yo recuerdo haber ido con mis padres a verlo con la excusa de un partido, supongo que amistoso, entre el Compos y el Céltiga.

20160724_134436.jpg

El lugar merece la pena y, con A Illa en plena celebración de la Festa da Navalla y después de tener que hacer los últimos kilómetros en caravana para llegar, resultó que en las dos o tres horas que estuvimos en O Con do Forno apenas coincidimos con algunos visitantes. Cierto es que, a pesar de los pinos y eucaliptos, a nadie se le ocurrió poner alguna mesa a la sombra. Nosotros nos arrimamos a este espectacular con y, al igual que otra familia, capeamos el temporal con sombrillas.

20160724_133847.jpg

Después de soplar las tres velas, nos dirigimos a la playa que queda justo detrás del mirador, la de Area da Secada, una de las de la isla que aún no conocíamos. El acceso puede realizarse por los dos extremos; nosotros dejamos el coche en el aparcamiento del Igafa (Instituto Galego de Formación en Acuicultura) y nos dirigimos al arenal caminando por una ancha pasarela de madera, que permite el paseo tanto a pie como en bici.

20160724_160615.jpg

El camino tiene bastante sombra del gran pinar que circunda la playa y ofrece bonitas estampas en las que se unen el azul del mar salpicado por decenas de bateas, el gris de la piedra de los peculiares cons y el verde de los árboles. Vimos muchísimas familias con mesas y sillas que habían ido a comer y pasar el día, y también que la gente aprovechaba para tomar el sol y bañarse tanto las rocas como pequeñas calas.

20160724_163603

La playa de Area da Secada es muy bonita. Tiene forma de concha y en uno  de sus extremos, el contrario a nuestro acceso, se encuentra el famoso faro de Punta Cabalo (mucho mejor señalizado que O Con do Forno y, si preguntas en A Illa por un mirador, te mandarán allí seguro). Enfrente, se divisa la costa barbanzana, que quedaba a nuestras espaldas en O Con do Forno y que ocupa la otra orilla de la ría de Arousa.

20160724_164031.jpg

Ondea en el arenal la bandera azul pues cuenta con todos los servicios: socorrista, aseos públicos limpios y con agua, silla anfibio para personas con movilidad reducida, el gran pinar del que hablábamos (repleto de picnics y hamacas) y dos chiringuitos que ofrecen raciones y bocadillos. También se pueden alquilar pedaletas y kayaks.

20160724_164123

El gran pero que le encontramos a la playa es que se queda en nada con la subida de la marea. Os advertimos así mismo de que es un paraíso para las pulgas de arena y que el borde del mar está cubierto de restos de conchas. El agua ciertamente está fría, aunque casi se agradecía con el calor que hacía, y, si vais con niños, lo mejor es que es un plato y pueden jugar tranquilamente en la orilla.

playamareabaja.png

playamareaalta.png

El objetivo de la próxima visita a A Illa será volver, para hablaros de él, al parque natural de O Carreirón y yo tengo entre ceja y ceja el islote Areoso, bautizado como el Caribe gallego. La cuestión es que sólo es accesible en barco. ¿Vosotros lo conocéis?

 

  • Recuerda que, si compartes, nos haces un gran favor y que encontarás más lugares e ideas para viajar con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera

 

 

 

.

 

 

 

A Toxa con niños: buscando grobits, burros fariñeiros y cangrejos de playa

Los antonautas acabamos de descubrir la isla de A Toxa. Cómo es eso posible, os preguntaréis, con la fama que tiene y estando a una hora de Santiago. Pues os lo diremos: lo cierto es que hemos ido unas cuantas veces y hasta nos hemos quedado hospedados de balneario pero no habíamos ido todavía a A Toxa con niños y, por eso, no teníamos ni idea, por ejemplo, de la existencia de su parque forestal. Este ocupa el centro de la isla, cuenta con varios senderos habilitados para hacer rutas y tiene cuatro entradas, una de ellas nada más cruzar el puente a la izquierda.

A Toxa con niños. Antonautas na Iagosfera

Si tomamos como referencia esta entrada, la de Con do Vecho, justo al comienzo nos encontraremos con el recinto reservado a los burros fariñeiros. Su presencia tiene como objetivo preservar la especie pero también recordar una leyenda que, con distintas variantes, apunta a que fue un equino enfermo quien provocó que fuera descubierto el poder curativo de las aguas termales de la isla, a la postre la fuente de su riqueza y auge turístico. Grabada sobre el respaldo de un banco, una leyenda nos indica que popularizó la leyenda Emilia Pardo Bazán. Por eso, en honor a la escritora, Emilia y Pardo fueron los primeros burros aquí alojados.

A Toxa con niños. Antonautas na Iagosfera

Justo al lado de ese banco del que hablábamos, encontramos una valla que nos llevó a un parque lleno de elementos de madera (hechos por una carpintería de O Grove, gran detalle). A él se lanzaron los comandantes antonautas y hubo de pasar aún un rato antes de que nos diésemos cuenta de que se trataba de un circuito canino (ejem, ejem). No obstante, la revelación fue muy celebrada. ¿En quienes se convirtieron los comandantes antonautas en menos de lo que canta un gallo? Efectivamente, en la Patrulla Canina, con Ryder dando las oportunas indicaciones de adiestramiento.

A Toxa con niños. Antonautas na Iagosfera

Difícil fue continuar pero al final lo conseguimos apelando a nuestro próximo objetivo: la búsqueda de los hobbits. Que en realidad son unos parientes llamados grobits (son de O Grove y no de La Comarca) que moran en las profundidades de las aguas termales de la isla y salen a la superficie a través del pozo que hay en la aldea para jugar en el bosque y descansar en sus pequeñas casitas.

20160710_153359

No se sabe cuándo van a salir, nunca abren la puerta y es díficil verlos. Quizás por eso, para sobrellevar la espera, han dejado unos cuantos juegos para los niños como un balancín, una hamaca… No nos negaréis que es distinto ver A Toxa con niños que sin ellos 🙂

El paseo continúa entre pinos centenarios, más bancos con leyendas y paneles informativos que nos acercan a personajes relacionados con A Toxa (como O Cego de Padendre, acordeonista, o el periodista Jaime Solá), a las costumbres vecinales o a su hábitat natural, contándonos, por ejemplo, que este monte era utilizado por los grovenses para traer el ganado o proveerse de leña pero que, una vez abandonado, fue tomado por una especie invasora, la acacia negra, y que ahora tratan de erradicarla. A la altura del Gran Hotel localizamos otra entrada, la de Vázquez Gulías, y unas vistas fantásticas.

A Toxa con niños. Antonautas na Iagosfera

Nosotros decidimos volver sobre nuestros pasos y salir por el acceso de Costa do Hospitalillo a la vía que sigue de frente al entrar en la isla y que conduce a las antiguas fábricas de jabones La Toja y la famosa capilla de conchas de vieira dedicada a san Caralampio y a la Virgen del Carmen que data del siglo XII.

A Toxa con niños. Antonautas na Iagosfera

Nuestra intención era alcanzar algún quiosco para comprar un helado y comerlo tranquilamente en la plaza central. La búsqueda de pavos reales, que constituía el entretenimiento de la mamá antonauta cuando era pequeña, ha sido sustituida hoy en día por una hormiga y un saltamontes… toboganes, elementos que dotan de originalidad otro parque infantil.

Para acabar el redescubrimiento de A Toxa con niños nos quedamos por primera vez en una de sus playas, la de la entrada a la izquierda, justo enfrente de donde comenzamos el paseo.

A Toxa con niños. Antonautas na Iagosfera

Y si no idílica, sí es cómoda y muy recomendable para los peques: aparcamiento a la sombra en un pinar (nosotros pecamos de pardillos haciendo caso al llegar del cartel que indica que el paso está prohibido excepto para el plan marisquero y vigilancia), sin calado, con peces, cangrejos, ‘caramuxos’… y la posibilidad de vivir una gran aventura cruzando un puente por debajo (el agua, ni a la altura de la cintura, aunque la marea, subiendo, aún no estaba alta).

A Toxa con niños. Antonautas na Iagosfera

Por si, además de cuatro parques (el forestal, el canino, el de los grobits y el de los insectos) necesitáis más alicientes para visitar A Toxa en familia, podéis proponeros la misión de responder a los interrogantes que se plantean en las entradas del parque forestal (¿qué estuvo oculto alrededor de noventa años bajo la vegetación?, ¿qué relevancia tuvo el parque en la construcción del puente de entrada a la isla?…). Nosotros no perdonaremos un paseo en un ciclo familiar (esos tuc tuc tan típicos) o en el tren turístico.

A Toxa con niños. Antonautas na Iagosfera

¿Os ha resultado, como a nosotros, diferente esta isla de A Toxa con niños?

 

  • Recuerda que, si compartes, nos haces un gran favor y que encontarás más lugares e ideas para viajar con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera

Aventura en las Salinas y la Granxa de Ulló en Vilaboa

Hay 314 concellos en Galicia y muchos nos resultan desconocidos y nos preguntamos dónde quedarán cuando damos con sus nombres, por ejemplo, en las listas de resultados electorales. Otros, sin embargo, sabemos que existen pero nunca nos paramos, son lugares de paso. Esto, he de reconocerlo, es lo que nos pasaba a nosotros con Vilaboa. Nunca fuimos muy conscientes de atravesarlo por la AP-9 camino de Vigo, ni tampoco cuando circulamos por la N-550 entre Pontevedra y Redondela. El pasado fin de semana nos resarcimos un poco de este desconocimiento de sus encantos disfrutando de la Lagoa de Castiñeiras como ya contamos y también de las Salinas de Ulló, sus principales reclamos turísticos y plan alternativo o complementario a las playas de la zona.

IMG_0334

Las Salinas de Ulló, ubicadas en la parroquia de Paredes, son hoy en día una zona de protección especial por su biodiversidad incluida en la  Red Natura 2000 y que se habilitado como lugar de paseo, y de ahí el nombre, sobre las antiguas salinas que empezaron a explotar los jesuitas a finales siglo XVII cerrando con un dique de mampostería una especie de estanque en un extremo de la ensenada de San Simón.

IMG_0251.JPG

El paseo forma una cuadrícula. Tras dejar el coche en la carretera -el primer lado-, lo primero que hicimos fue observar las evoluciones de unas colonias de patos y también de bancos de peces.

IMG_0244

Después, los antonautas tomamos el sendero peatonal de la derecha, que discurre entre las salinas y una zona de marismas y en donde nos entretuvimos, esta vez, con los cientos de cangrejos que viven en el fango.

IMG_0250.JPG

Al fondo, cuando nos encontramos con un bosque de ribera, torcimos a la derecha para visitar la Granxa das Salinas, construcción del finales del siglo XVIII y principios del XIX que servía como residencia para los caseros y siervos de las salinas, además de instalaciones vinculadas a la manufactura de la sal. La senda, también ancha, es muy corta, pues tal  y como señalaba el indicador, sólo tuvimos que andar 150 metros para encontrarnos con unos muros que acogen dos edificaciones en ruinas y completamente tomadas por la vegetación.

IMG_0262.JPG

Claramente se observa que una de las casas es más humilde que la otra, tal y como evidencian el distinto tamaño de las escalinatas, las lareiras y las chimeneas, elementos que todavía permanecen en pie y en un aceptable estado de conservación. Ni que decir tiene que para los comandantes antonautas se trataba de casas encantadas, que, encima, estaban en la selva. El escenario perfecto para la gran aventura de la mañana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Volviendo sobre nuestros pasos y dejando atrás un sendero señalizado que llega hasta el peirao de Acuña (2,5 kilómetros) y la ensenada de Larache (3,8 kilómetros), cruzamos ahora el reforzado dique de las salinas. Este cuenta con algunas aberturas que se cerraban con compuertas y permitían así almacenar agua para dejar que se evaporase quedando allí la sal.

IMG_0298

El paso sobre el dique lo hacemos, pues, flanqueados a ambos lados por el mar -en nuestro caso, más bien por fango pues estaba la marea baja-, para alcanzar, al final, una zona más ancha en la que en su día se levantó un molino de mareas y que en la actualidad se abre a una pequeña área de descanso con bancos de piedra con vistas a la ría.

IMG_0312.JPG

 

Afrontamos ahora el cuarto lado de la cuadrícula por un sendero empedrado y más agradecido en cuanto a vegetación, pues a los escasos eucaliptos y pinos de antes, se suman ahora otras especies  como el carballo que nos van dando algo de sombra.

IMG_0328

De vuelta a la carretera, cabe decir que un poco más adelante, en lo que sería el primer vértice de nuestro recorrido cuadricular, hay un circuito biosaludable y un aparcamiento más amplio.

IMG_0333.JPG

Y tú, ¿conocías las Salinas? ¿Sabes de algunas otras en Galicia?

  • Recuerda que, si compartes, nos haces un gran favor y que encontarás más lugares e ideas para viajar con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera

Areal de Berres, otra estupenda playa fluvial cerca de Santiago

Con pocas horas disponibles y dispuestos a encontrar alternativa a un domingo de playa abarrotada, nos decidimos a conocer el Areal de Berres, que, ya lo adelantamos, superó nuestras expectativas y, además, nos permitió descubrir por fin qué habría detrás de esa señal que indica hacia A Estrada nada más cruzar el puente de la N-525 que separa las provincias de A Coruña y Pontevedra y que, al menos al principio, estaba claro que discurría paralela al río Ulla.

Areal de Berres, playa fluvial cerca de Santiago. Antonautas na Iagosfera
Las aguas del río Ulla transcurren plácidas en el Areal de Berres

Y, efectivamente, siguiendo el curso del río, primero nos encontramos con la aldea de Arnois y, a apenas seis kilómetros desde el cruce, con una piedra tallada a la izquierda de la carretera que anuncia nuestra llegada al Areal. El coche hay que dejarlo al borde de la vía y son cuatro los accesos a esta área recreativa fluvial.

Areal de Berres, playa fluvial cerca de Santiago. Antonautas na Iagosfera
Uno de los accesos, el último desde Santiago, al Areal de Berres

El primero de los accesos, viniendo desde Santiago, se abre a un amplio prado flanqueado por árboles junto a mesas y bancos de madera al lado del río, que está cubierto además por luces de fiesta debido a que el lugar acoge una concurrida celebración del San Xoán. De hecho, la zona acondicionada que se inicia aquí muestra hacia la derecha un chiringuito con techo de paja, un escenario circular o una gran barra de piedra que se une a otras diseminadas y más pequeñas de madera, elementos destinados a la fiesta pero integrados perfectamente en el paraje natural.

Areal de Berres, playa fluvial cerca de Santiago. Antonautas na Iagosfera
Al final de las barras de madera, el obelisco plasma nombres miticos de la geografía gallega como el Pico Sacro o el Monte Pindo

En este espacio nos encontramos, además, con una pintoresca cabaña ante la que se erige un original cruceiro, con un sorprendente museo escultórico al aire libre y con un obelisco antes de toparnos, enfrente del segundo acceso, con unas escalinatas que bajan al río delimitando la principal zona baño y facilitando tanto el chapuzón como los saltos al agua.

Areal de Berres, playa fluvial cerca de Santiago. Antonautas na Iagosfera
Original cruceiro ante una cabaña de piedra

Continuamos el paseo atravesando pequeñas pendientes de césped, tierra y arena y, tras un cercado de piedra abierto en dos y que luce en su centro un medallón esculpido, llegamos al tercer acceso. Este fue por el que nosotros entramos para ser recibidos por una fuente de piedra también esculpida, un banco y unas barcas, regalándonos una estampa de postal.

Areal de Berres, playa fluvial cerca de Santiago. Antonautas na Iagosfera
Las mesas y bancos se distribuyen por toda el área recreativa

Más allá, una senda estrecha que discurre entre helechos, laureles y robles nos permite alcanzar el cuarto acceso, que remata en un claro con parrillas y bancos, y dividido por un riachuelo que salva un bonito puente de troncos.

Areal de Berres, playa fluvial cerca de Santiago. Antonautas na Iagosfera
Prado con parrillas, mesas y un puente de troncos

Minúsculas playas de arena se suceden después en esta margen del río entre una vegetación cada vez más frondosa y árboles caídos.

Areal de Berres, playa fluvial cerca de Santiago. Antonautas na Iagosfera
Pequeñas playas fluviales de arena jalonan el final del recorrido

Sin duda, un área recreativa de nota muy cerquita de Santiago (unos 25 kilómetros) y nada masificada, algo que facilita su extensión y que haya bancos dispersos por toda el área recreativa. Aparte de que su recogimiento hizo que no se notara el viento que soplaba este domingo en Compostela, nos pareció un lugar ideal para estar al fresco en los días de más calor del verano gracias a sus grandes zonas de sombra y tenemos claro que volveremos con la comida y el bañador.

Areal de Berres, playa fluvial cerca de Santiago. Antonautas na Iagosfera
Zona habilitada para darse un chapuzón en el río Ulla

Los niños pueden correr, bañarse, sentirse exploradores en la ‘selva’ del tramo final y, para gran satisfacción de los comandantes antonautas, subir a los árboles. Para los amantes de la pesca, cabe decir también que se trata de una zona libre sin muerte. Y, por supuesto, ya hemos apuntado en el capítulo de ‘Asuntos pendientes’ el pasar allí una noche de San Xoán. No nos cabe duda de que la acertada intervención humana en este escenario natural contribuye a acentuar el carácter de una tradición mágica. ¿Qué opinas?

Areal de Berres, playa fluvial cerca de Santiago. Antonautas na Iagosfera
Pila de piedra para las hierbas de San Xoán.
  • Recuerda que, si compartes, nos haces un gran favor y que encontarás más lugares e ideas para viajar con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

25 campamentos de verano para niños en Santiago

Se acercan las vacaciones escolares, casi tres meses en las que los niños no tienen que ir al cole y, si por un lado, son muchos los padres que tienen que buscar alternativas para cubrir el tiempo en el que ellos están trabajando, por otro lado también hay quienes buscan simplemente actividades para que sus hijos disfruten de este tiempo libre en contacto con otros compañeros de su edad. En los últimos años, han crecido significativamente los llamados campamentos de verano en Santiago y sus alrededores con numerosas propuestas que responden a los intereses o las habilidades de los niños o que nos llaman la atención porque consideramos que contribuyen a su formación sin olvidarnos de que el componente lúdico es fundamental pues lo que no podemos perder de vista es que, como decimos, están de vacaciones. Lástima que el precio sea en muchas ocasiones el elemento decisivo. Aquí recogemos veinticinco propuestas:

1- Campamentos municipales. El Concello de Santiago ha anunciado ya que se han agotado las plazas disponibles para participar en los campamentos que tendrán lugar en los colegios de Fontiñas y Raíña Fabiola en junio, julio y septiembre para niños escolarizados (de entre 3 y 12 años)santiagodecompostela.gal/hoxe/nova.php?id_nova=14641&lg=gal. El programa contempla la realización de actividades deportivas, juegos, manualidades, salidas y abarca las opciones de madrugadores y comedor. Si sólo se escogen actividades, con un horario de entre 9 y 14:00 horas, es decir, el mismo de la mayoría de los coles públicos de la ciudad, el precio para el mes de julio es de 140 euros.

Asimismo, el Concello ha publicado ya las listas de admitidos y en espera (santiagodecompostela.gal/hoxe/nova.php?id_nova=14552&lg=gal) de los campamentos que desarrolla en las guarderías municipales de Conxo, Fontiñas y Meixonfrío para pequeños de entre 3  y 8 años (de Infantil y primero y segundo de Primaria). Los precios oscilan entre los 12 euros de días sueltos a los 120 de un mes completo. Hay que destacar que ofrecía plazas para agosto y que la escuela infantil que permanecerá de guardia es la de Meixonfrío.

2-Centro Don Bosco. Actividades de interior y al aire libre programadas por los salesianos compostelanos para niños de entre 4 y 13 años. Terminado el plazo para realizar la preinscripción, todavía pueden realizarse solicitudes  teniendo en cuenta que entrarán en lista de espera quienes pidan plaza para la primera y segunda semanas de julio si nacieron en los años 2008, 2009 y 2010. Por semanas sueltas de junio o julio, los socios pagan 15 euros por las actividades de mañana de 9.00 a 14.00. El precio para los no socios es de 45 €.

cabeceraVeran16

Mítico es ya el Campamento Urbano Don Bosco, que, con carácter gratuito, tiene lugar la primera quincena de agosto en horario de mañana y tarde para chavales de entre 8 y 14 años con talleres, salidas culturales o excursiones. Tiene versión infantil, para niños de entre 4 y siete años, llamada San Pedrines (40 euros la quincena).

Más información: www.cxdonbosco.org/index.php/veran/123-bosco-veran-2016.  Teléfono 981582243. Correo electrónico actividades@cxdonbosco.org

3- ARC Os Tilos. Oferta que cubre todo el periodo de vacaciones con campamentos infantil y juvenil y dos turnos que abarcan desde las 7:30 hasta las 20:30 horas. Con piscina, la práctica de un deporte, juegos, manualidades… El plazo de inscripción continuará abierto hasta el 29 de junio. La quincena sale a 85 euros para socios y 105 para los no socios. Refleja la opción de asistir por semanas o días sueltos.

Consulta más información: http://asociacion.arcostilos.org/en-xullo-e-agosto-volven-os-campamentos-urbanos-de-veran/

También XI Campamento Urbano del 23 al 30 de junio: asociacion.arcostilos.org/comeza-o-veran-nos-tilos-xi-campamento-urbano-de-xuno/

4-Campamento de verano de la ludoteca Vilamincha, en Fontiñas. De 10:00 a 14:00 horas, con posibilidades de ampliación horaria. Talleres de cocina, manualidades, teatro, juegos en el parque para niños de 3 a 12 años. Desde 14 euros por un día suelto o 70 euros por una semana. Inscripciones e información en info@vilamincha.es o 881 107 296

5-Campamento de verano de la ludoteca Colorín Colorado en Meixonfrío. Abarca todas las vacaciones con actividades, cocina, salidas al parque y dos horas de inglés a la semana, bajo la temática del regreso al pasado como hilo conductor. Para niños de entre 3 y 12 años y en horario comprendido entre las 8:00 y las 16:00 horas, con posibilidad de que los niños coman allí llevando su comida (8 euros por semana) o de ampliar el tiempo utilizando por la tarde el servicio de ludoteca. Una semana de campamento en horario matinal completo llevando comida sale por 56 euros.  Inscripciones y contacto en los teléfonos 981 583 224 y  609 242 795.

 

DEPORTIVOS

6-  Campus Sar. Inglés, piscina, pádel y tenis… para niños de entre 4 y 14 años con turnos por semanas entre el 27 de junio y el 2 de septiembre en  horario de mañana. El precio por semana es de 42 euros para abonados y de 62 euros para no abonados.

Más  información: www.multiusos.net/es/2016/04/22/abierta-la-inscripcion-para-el-campus-sar-de-este-verano-2/

7-Verán CampUSC. La propuesta de la USC se desarrolla del 23 de junio al 29 de julio y el 1 al 9 de septiembre teniendo como destinatarios a niños de entre tres y trece años. En horario de mañana (de 8:45 a 14:45 horas), los participantes disfrutan de deportes, talleres, salidas por la ciudad… Cerrado el plazo de inscripción, quedan plazas disponibles para los turnos cuarto (26 al 29 de julio) y quinto (1 al 9 de septiembre).

Más información: fundacionuscdeportiva.org/index.php?id=69&tx_ttnews[tt_news]=1211&cHash=c061ffe6ef9549652c6684621f534efd

8- IV Campus Deportivo Verano 2016 en el colegio San Pelayo-Enma (Virxe da Cerca). Para niños de entre 3 y 15 años en tres turnos: junio, primera quincena y segunda quincena de julio con talleres, cocinas y excursiones. El precio del mes de julio son 140 euros. Servicio en días sueltos por 15€. Información e inscripción: teléfono 600 21 68 36; correo: diverpatin@hotmail.com.

9-Campus de verano del gimnasio Espagat (Fernando III O Santo). Mutideporte, talleres de cocina, karaoke, salidas… Para niños de entre 4 y 13 años en turnos semanales durante las mañanas (de 9:00 a 15:00 horas) que van del 27 de junio al 29 de julio. Precio por semana de 60 euros para socios y 75 para no socios. Más información y calendario de actividades: espagat.com/files/campus-de-verano-santiago_web.pdf

spagat

 

GALEGO

10- Verao na Semente, escola de ensino galego nas Salvadas e na Torreira. De 27 de xuño a 12 de agosto en horario de 8:30 a 15:30 para nenos de 2 a 8 anos. Coñecer o contorno con paseos, experimentos con elementos naturais, xogos cooperativos. Desde 50 euros unha semana. Inscripcións no teléfono 881 819 637  ou no correo info@sementecompostela.com

Más información: sementecompostela.com/index.php/category/cursos-e-acampamentos

INGLÉS

11-Summer Camp de Gola The Toy Library. En Cacheiras (Teo) Cuidado de mascotas, labores en el huerto, cine, cuentacuentos… aprendiendo inglés. Para niños desde tres años, desde el 27 de junio al 12 de agosto. Sesenta euros por semana. Más información: www.golathetoylibrary. com y teléfonos 981 80 74 04 y 603 65 25 55.

12-Kid’s English Summer Camp. De la escuela infantil Kid’s Garden, ubicada en el Campus Sur. Para niños de entre dos y ocho años con baile, cocina, jardín. Los meses de julio y agosto por quincenas. De 9:00 a 13:30 horas, con opción de comedor.

Teléfonos: 881 017 145 -646 450 802.

13-Summer Camp 2016 de My Two Hands (Pontepedriña). Cocina, cuentacuentos, manualidades, teatro, música en inglés para niños de 2 a 6 años. Del 27 de junio al 2 de septiembre en semanas temáticas de 9:00 a 14:00 horas con posibilidad de comedor y madrugadores. El precio de una semana es de 60 euros para socios y 75 para no socios.

Información y contacto en el número de teléfono 633 302 773.

14-Summer Funweeks (www.santiago.kidsandus.es/fun-weeks/). De la academia Kid&Us, en Rosalía de Castro. Teatro, canciones, manualidades, actividades físicas para niños de entre tres y diez años. Horario de 9:00 a 13:00 horas en julio y agosto. Matriculaciones por semana, más información en santiago@kidsandus.es o el número de teléfono 658 153 132.

15-Super Summer. Centro Británico en Santiago. Programa de 9:30 a 13:00 para niños de entre 3 y 11 años con el siguiente esquema: una hora para trabajar competencias linguísticas, otra de actividades interactivas y en equipo, media hora para merendar y salir al parque a realizar juegos tradicionales ingleses y una última hora para yoga, experimentos científicos, manualidades… El horario puede ampliarse de 8:30 a 9:30 y de 13:30 a 14.00 horas con el servicio Kangaroo Club de actividades supervisadas. Autobuses gratuitos desde Milladoiro, Bertamiráns, Negreira y Santa  Comba. Descuentos por reservas antes del 15 de junio. Inscripciones en los centros de Santiago, Milladoiro y Bertamiráns  o llamando al 981 597 490.

Más información: www.elcentrobritanico.es/cursos/academia/ingles/curso-verano-ni%C3%B1os

CON ANIMALES

16-Campamento de verano de Hípica La Lagunita (San Marcos). Con caballos y ponis y por semanas, durante todo el verano, desde el 27 de junio al 9 de septiembre. Disponibilidad horaria de 10:00 a 20:00 horas con turnos de mañana y tarde (100 euros de lunes a viernes) o todo el día (150 euros). Información: www.hipicalalagunita.com, requenadelvalle@gmail.com o628 800 806.

17- Campamentos de verano de Haras de Compostela (Calo-Teo). Clases de hípica, talleres, juegos… Turnos por semana desde el 27 de junio al 9 de septiembre en horario de mañana (9:00 a 14:00 horas). Cien euros por semana. Información en info@harasdecompostela.com o el teléfono 620 258 251.

18-Campamento de Fogar do meu burro (Lamas-Ames), promovido por la Fundación Eomaia. Pintura,  creaciones en papel y barro, maquillaje, cocina, música, además de pasear en carro, cepillar a los burros o darles de comer. Dos quincenas en julio: del 4 al 15 y del 18 al 29 con un precio de 150 euros cada una. La disponibilidad horaria abarca hasta las 16:00 horas si los niños llevan su comida. La fecha límite de inscripción es el 20 de junio.

Más información: fundacioneomaia.org/campamentos.

19-Granja escuela Bergando, en Negreira. Para niños de 7 a 13 años, con pernoctación. En julio y agosto en turnos semanales de domingo a sábado. Huerto, cuidado de animales, actividades deportivas, juegos, veladas… Se llevan a cabo dos tipos de campamento: ranchero (375 euros la semana) e hípico (415 euros).

Más información: www.staapolonia.net/granja/FOLLETOCAMPAMENTO2016.pdf

COCINA

20-Cooking Camps de Moving Logistic Cooking, en el Parque Empresarial Novo Milladoiro. Aprender a cocinar y comer sano para niños de entre 6 y 12 años. Inscripciones por días (22 euros), semanas (100 €) o quincenas (190 euros) entre el 27 de junio y el 9 de septiembre. Horario de 9:00 a 14:45 horas con comida incluida.

Más información: www.mlcooking.com/productos/196/92/Campamentos-de-cocina-infantil4/

21-III Campus de Cociña Infantil Comph!ostelería, organizado por la Asociación Hostelería Compostela. Se celebrará desde el 27 de junio hasta el 22 de julio en turnos semanales y horario de mañana (de 9:00 a 14:30 horas) con el objetivo de promover la cultura gastronómica y los hábitos saludables en niños de entre 6 y 12 años. Se aplican descuentos al precio general de 120 euros por semana. Reserva de plazas en formacion@santiagohosteleria.org o en el número de teléfono 981 58 33 66.

Más información: www.santiagohosteleria.net/es/noticias/noticias.asp?id=964

EJERCITAR LA MENTE

22-Ocio inteligente en Nenoos (Laverde Ruiz 3). Del 27 de junio al 29 de julio. Talleres para desarrollar el ingenio de forma creativa con semanas temáticas (especies acuáticas, dinosaurios, descubriendo vocaciones, los planetas, tecnología). Para niños de entre 4 y 13 años en horario de mañana de 9:00 a 14:00 (ampliable una hora antes y/o una hora después). Una semana cuesta 75 euros, dos salen por 140 y tres o más, salen a 65 euros la semana. Opción de días sueltos si quedan plazas libres la semana anterior.      Inscripciones en santiago@nenoos.es o en el teléfono 981 938 944.

Más información: www.nenoos.es/es/centros/galicia/nenoos-santiago-de-compostela

MÚSICA

23-Campamento Musical Urbano de A Casa do Rock (Rosalía de Castro 33). Del 23 de junio al 29 de julio y destinado a niños de entre 4 y 13 años ofrece un programa basado en la introducción a los estilos musicales, el acercamiento a los instrumentos, taller de percusión o juegos musicales. Ofrece la opción de asistir por semanas (80€), quincenas (140€) o el mes de julio (250€).

Contacto e  información: acasadorock.com/escola/campamentos/

FILOSOFÍA MONTESSORI

24-Los niños de la Tierra de Galicia Montessori (Bertamiráns). Investigaciones, arte música, danza, yoga, excursiones en horario de mañana de 9:00 a 14:00 horas ampliable. 125 euros la semana y 300 euros el mes completo.

Información del proyecto y contacto: www.galiciamontessori.com

BEBÉS

La mayoría de los campamentos están dirigidos a niños escolarizados. Algunos los admiten con dos años, pero menores, ninguno, lo que supone un problema para muchos papás de bebés que tienen que trabajar en agosto, teniendo en cuenta además que, de las escuelas infantiles públicas, sólo abrirá la municipal de Meixonfrío, en tanto que cerrarán las del Consorcio y las de la Xunta. Por eso, aunque no es propiamente un campamento, recogemos una última propuesta:

25-Escola infantil Axóuxere (www.escolainfantilaxouxere.com/guarderia/es), en San Lázaro. Abierto todos los días del año excepto los festivos, con disponibilidad horaria completa y servicios de desayuno, comida, merienda y cena. Días sueltos, semanas… Consultar casos concretos en el número de teléfono 679 29 38 24.

 

Y, a ti, ¿qué campamento te gusta más? ¿A dónde vas a llevar a tus hijos? ¿Conoces otros?

 

De paseo por Sar: la Colexiata, un curioso lavadero y dos parques

De paseo por Sar nos encontraremos con el puente románico

Para iniciar este paseo por Sar, recomendamos llegar al barrio desde Pontepedriña disfrutando de la ruta fluvial acondicionadas en las Brañas de Sar y alcanzar el puente románico sobre el que salvan el río los vehículos y bajo el cual nos encontramos con un niño navegando su barco de plástico. Nos parece una fantástica idea, que queda anotada para la próxima ocasión, y nosotros continuamos camino bordeando los muros del recinto de la Colexiata de Santa María a Real de Sar para alcanzar la amplia explanada empedrada y la peculiar estampa que ofrece la edificación.

Se trata de un templo románico, que llama la atención ya a primera vista debido a unos poderosos arbotantes barrocos que sirven para sustentar sus inclinadas paredes. Porque sí, se inclinan como la torre de Pisa, no se sabe si por defecto de construcción o por lo inestable del terreno sobre el que se levantan. O por ambas cosas. Pero sea como sea, convierten la iglesia, en cuyos pilares se aprecia mejor esta inclinación, en una visita obligada. Por una entrada de 2 euros, puede visitarse además un pequeño museo de arte sacro y el único claustro que conserva en Santiago algunas arcadas del románico. La visita puede hacerse por la mañana de once a dos o por la tarde entre las 16:30 y las 19:30 horas.

De paseo por Sar. Los arbotantes inclinados de la Colexiata de Santa María A Real de Sar

Aunque hemos de reconocer que no son estos detalles los que llaman la atención de los pequeños antonautas en este paseo por Sar. Ellos optan por correr a la pequeña puerta metálica que da paso al parque infantil. De arena, con tres toboganes, redes para trepar, columpios, balancín, juegos de muelles, campo de fútbol de tierra y… bancos de madera, mesas de piedra y hasta hórreo y cruceiro. Sin posibilidad de escapatoria a no ser por la mencionada puerta. Ideal para jugar, para merendar, para descansar… Sencillamente, espectacular.

Paseo por Sar. El parque infantil de la Colexiata es espectacular

De paseo por Sar. El parque de la Colexiata cuenta con área de descanso, cruceiro y hórreo

Recomendamos, no obstante, no acabar aquí el paseo por Sar y, volviendo al puente (los peatones cruzan por un paso paralelo), tomar en dirección contraria para meterse por la Corredoira de Picaños y, ascendiendo entre casas con tierras de labradío (sobrevive el rural), llegar al lavadero de Picaños, pues se trata de una peculiar construcción con planta octogonal y ocho zonas independientes de lavado.

De paseo por Sar veremos este curioso lavadero heptagonal

Por último, volviendo sobre nuestros pasos de nuevo hacia la rúa de Sar, veremos enfrente del inicio de la Corredoira unas escaleras que nos transportan de nuevo a otro paisaje distinto  y que a los peques les va a encantar. Hablo de la blanca y recogida plaza de Pepe Noya, un remanso de pan con césped y parque infantil, este con suelo de caucho.

De paseo por Sar. La tranquila plaza de Pepe Noya con su parque infantil

Desde aquí ya se accede al camino que lleva al Multiusos, donde encontraremos un área de aparcamiento, y tenemos también la opción de continuar el paseo adentrándonos en el Bosque de Galicia, una de las áreas de esparcimiento que ofrecen el monte Gaiás y la Cidade da Cultura. ¿Os ha gustado este paseo por Sar?

  • Recuerda que encontarás más ideas sobre qué hacer y a dónde ir con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera

 

 

 

 

Conecemos las Brañas de Sar

IMG_3202
Vista de la Cidade da Cultura desde las Brañas do Sar

Los antonautas hemos aprovechado estos días soleados para ir a conocer el nuevo paseo por las Brañas do Sar. Es este un valle fluvial ubicado al este de la ciudad y que toma su nombre de las tierras encharcadas (brañas) provocadas por las crecidas de las aguas del Sar, río que inmortalizó Rosalía y que, quizás por ello, nos evoca más la zona de Padrón pero que nace en el propio municipio de Santiago (como también lo hizo nuestra escritora más universal). En concreto, el Sar nace en Bando, parroquia en la que se encuentra el Monte do Gozo.

Nosotros visitamos el nuevo parque fluvial en dos ocasiones. En una de ellas nos adentramos en el mismo desde el parque Eugenio Granell -por el túnel que discurre bajo la rotonda de Amor Ruibal-, y en la otra desde el aparcamiento habilitado tras el grupo de las viviendas sociales de Pontepedriña.

IMG_3296
Aparcamiento habilitado en Pontepedriña

 

El paseo principal lo constituye un sendero ancho y compacto ubicado entre el río Sar y la rúa Clara Campoamor. Este sendero une Pontepedriña con el puente de Sar y es perfectamente apto para sillas de bebés, triciclos o patinetes. Si venimos por el túnel, nos encontramos con él de frente; si dejamos el coche en el aparcamiento, atravesaremos una recién estrenada pasarela de madera. Alcanzamos así una de los espacios naturales donde más se nota la intervención realizada y que más llama la atención al conjugar agua, piedra y vegetación.

IMG_3194
Piedra, agua, verde y la pasarela de madera al fondo

 

A continuación, pasamos ante una zona de huertos urbanos y, unos metros más adelante, nos topamos con la llamada Fonte dos Capitáns, que cuenta con una pequeña área de descanso, ideal por lo que hemos visto para las tertulias al sol de los mayores.

 

IMG_3201
Fonte dos Capitáns, pequeña área de descanso

 

El camino no es muy largo, por lo que enseguida visualizamos los edificios anexos a la colegiata de Sar y, a través de una senda enlosada y ya más estrecha que bordea los muros y jardines del recinto eclesiástico, llegamos al puente de Sar. Sin duda son estos últimos metros, junto a los iniciales, los más espectaculares del recorrido.

 

IMG_3206
El renovado aspecto de los últimos metros hasta el puente de Sar

 

He de reconocer que nosotros, jugando a los exploradores, tomamos el camino por la otra margen del río. El acondicionamiento como paseo está todavía en obras, circunstancia que constatamos que no desanima a ciclistas, corredores e incluso paseantes que sólo necesitan llevar calzado adecuado para no acabar con él hundido en las brañas, como fue nuestro caso. Un pequeño puente o pasarela de madera nos recondujo, por suerte, al recorrido principal. Aunque no escarmentamos: la próxima vez nos atreveremos a adentrarnos por alguno de los caminos transversales. Y, además, continuamos la excursión. ¿Por dónde? Os lo contamos en el próximo post 🙂

 

  • Recuerda que encontarás más ideas sobre qué hacer y a dónde ir con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera